La verdadera razón por la que Walter White tuvo que morir en Breaking Bad

Por Steven Tye/29 de abril de 2020 10:25 am EDT

Hacerse malo presenta una trama intrigante desde el principio: un maestro de química de la escuela secundaria descubre que tiene cáncer terminal y, para asegurar las finanzas de su familia, recurre a la metanfetamina. Lo que sigue es un deslizamiento largo y complejo hacia la oscuridad, la dominación y el engaño.

El Walt que conocemos por primera vez es tonto, algo cómico, y parece tener los mejores intereses de su familia en el corazón. El primer episodio lo sigue mientras continúa con su vida mundana. Un par de años después, nos encontramos mirando a los ojos de un hombre que apenas reconocemos, a pesar de haber estado con él en cada paso del camino. Mientras miramos Walter White se desangra En el piso de un laboratorio de metanfetamina en el final de la serie, es difícil no preguntarse si las cosas podrían haber sido diferentes. Los creadores de Hacerse malo había demostrado una increíble cantidad de ingenio para llevar a nuestro protagonista a este punto; seguramente, ¿tenía que haber otra ruta, en la que Walter tuviera un final algo más feliz? Pero eso es solo una ilusión. Walter White, y el programa en el que protagoniza, siempre iban por un camino con solo un final ... y esta es la razón.

El blanco de Walter de antaño

los Walter White La primera vez que nos encontramos es producto de las circunstancias. Se entera de su inevitable muerte por cáncer de pulmón y busca una solución a los problemas financieros de su familia. Una vez que su reloj de la muerte comienza a funcionar, Walt toma todas sus decisiones por miedo y pánico. El antihéroe vestido de blanco no puede ni siquiera enfrentar las consecuencias de sus acciones en el primer episodio. Mientras las sirenas se acercan a su laboratorio móvil de metanfetaminas en el desierto, impulsivamente se pone un arma en la cabeza y aprieta el gatillo. Afortunadamente, el arma falla con un clic muerto.

transformadores 7

Muchas de las elecciones que hace Walt son reacciones a sus circunstancias extraordinarias, pero no obstante, son elecciones que él toma. Sin embargo, la elección que lo mete en todo este desastre se hace sin ninguna ansiedad inmediata. Cuando Walt se enfrenta a un ex alumno Jesse Pinkman en su camino de entrada y lo obliga a comenzar a cocinar metanfetamina con él, es el comienzo de una bola de nieve muy grande. También es el primer sabor que Walter White obtiene de su propia adicción.

Grandes planes para el futuro

Resulta que el humilde maestro de química una vez tuvo sueños grandiosos para el futuro. Años antes del piloto, Walt ayudó a fundar una compañía llamada Gray Matter Technologies y fue la mente detrás de muchas de las investigaciones que transformaron a la compañía tecnológica en un gigante valorado en miles de millones. Sin embargo, no se hizo rico con su trabajo: se fue con alrededor de $ 5,000. Avanzó varios años hacia el futuro y está atrapado enseñando química básica a adolescentes aburridos y trabajando en un lavado de autos por las noches.

Walt se siente impotente ante un mundo indiferente, uno que lo masticó y lo escupió entre vidas bonitas y pulidas que se desarrollan mucho mejor que la suya. Su diagnóstico de cáncer despierta su deseo de más y lo hace consciente de lo insensible que se ha vuelto. En medio del miedo a la muerte, mirar hacia atrás en su vida y cómo había sido estafado agregó una gran cantidad de ira a su resentimiento. El remedio que elige para combatir todo esto es el poder. Se convierte en una adicción que nunca supera.

Es adicto a mucho más que a la ciencia.

Walter White ama la química. Cocinar metanfetamina vuelve a encender un amor por la ciencia que lentamente le fue quitado a través de años de enseñanza. Pero por mucho que ama el proceso científico, comienza a amar más sus productos, especialmente la atención y los elogios. Si bien gran parte del trabajo que hizo en su juventud fue excelente, nunca recibió el reconocimiento de que ansiaba. En el mundo de la metanfetamina, en contraste, la gente canta sus alabanzas continuamente.

Su ego está inflado por el hecho de que la química involucrada es fácil para él. Siempre mantiene su orgullo saturado de justicia propia, alegando que todo esto es para su familia, pero el hecho es que está orgulloso de su producto. Al final, se trata de él.

Por primera vez en su vida, Walt toma sus propias decisiones. Esto se hace bastante evidente en la 'Gray Matter' de la temporada, en la que su familia se enfrenta a él para buscar tratamiento contra el cáncer. Su proclamación vocal acerca de querer salir en sus propios términos refuerza todas las elecciones que ha hecho hasta ahora y fortalece su determinación de seguir adelante. Las manifestaciones físicas del cáncer provocan que Walter retroceda contra su desaparición y se vuelva más audaz en su inmersión en el mundo de la metanfetamina.

Poder abrumador

A lo largo del programa, constantemente escuchamos a Walt predicando que todo lo que hace es por su familia. Lo escuchamos tanto que compartimos el disgusto de Skyler en esa fatídica declaración para cuando llega la temporada final, poniendo los ojos en blanco junto a ella. Esta razón de ser pseudo-noble se vacía mucho antes de que Walt tenga la conciencia de sí mismo para darse cuenta.

A medida que Walt se absorbe más en su propia búsqueda egoísta del poder, sus seres queridos comienzan a sufrir a su alrededor. Las ondas se extienden desde él y destruyen vidas a su alrededor. Incluso se las arregla para arruinar la vida de las personas corruptas a su alrededor. El hombre es una bola de demolición.

A pesar de que Walt es inteligente y lógico, carece de una idea de la lógica psicológica detrás de lo que está haciendo. Esto lo convierte en una combinación peligrosa. Mientras toma sus decisiones terribles, se ciega a sí mismo ante la verdad de sus acciones y asegura su destino final.

Sus consecuencias afectan más que solo a sí mismo.

A pesar del caos que lo rodea, Walt es capaz de abordar situaciones analíticamente y llegar a la cima. Sin embargo, Walt comienza a emular a los poderosos individuos que lo rodean. En su mundo, el poder se mantiene a través del miedo. Las elecciones que hace comienzan a mostrar que él no es el hombre amable e indefenso que primero pensamos que era. Sus decisiones comienzan a afectar severamente la vida de quienes lo rodean, exhibidas de manera destructiva por el accidente aéreo sobre Albuquerque.

Este accidente aéreo, que deja caer un oso de peluche carbonizado cargado simbólicamente en la piscina de Walt, es el resultado directo de su decisión de quedarse y ver a la novia de Jesse ahogarse en una sobredosis de heroína. Hasta este momento, la mayoría de las decisiones que ha tomado son para salvar su propia vida. Ahora, sus decisiones se toman en un intento de mantener el control.

Sería bueno pensar que cada decisión que toma Walt es sobrevivir en un mundo increíblemente peligroso y alimentado por drogas. Pero en realidad, siempre ha habido otra ruta para él, una opción que podría haber evitado toda la confusión que soporta. Es un escape del mundo de las drogas con el que la mayoría de los capos de metanfetamina solo podían soñar. Y bebe cerveza con él los fines de semana.

La elección correcta está a su lado todo el camino.

En el caso de muchos criminales enHacerse malo, puedes entender la trampa en la que han caído. Estas personas necesitan continuar su camino para sobrevivir, sin tener otra ruta disponible para ellos. Pueden elegir entre la muerte o toda una vida en prisión: no hay elección en absoluto, en términos prácticos.

Walter White, sin embargo, constantemente tiene una manera de salir de la situación en la que se ha encontrado. Hank Schrader, el agente incorruptible de la DEA, siempre está en la mezcla como su cuñado adorable. Cuanto más vemos de Hank, más sabemos que dadas las circunstancias y su relación, Walt podría tirar del cordón en cualquier momento.

bette davis paseo lleno de baches

Hank es un aspecto importante de la dinámica del espectáculo. Él muestra que la posibilidad de la virtud está junto a Walt todo el camino. Él elige ignorar activamente esa elección. La muerte de Hank muestra que esa opción se elimina de la ecuación: la redención, en ese punto, ya no es una opción.

La lucha por el poder

Las actividades de Walt se ven obstaculizadas por el narcotráfico conocido como Gus Fring. El hombre es inteligente y tiene años de experiencia en un mundo en el que Walt es un novato. En lugar de ver un momento para obtener ganancias y continuar haciendo lo que ama a través de una relación de beneficio mutuo, Walt solo ve competencia en Gus.

Esta es otra muestra de su ego corriendo desenfrenado. Las operaciones de drogas que se ejecutan detrás de escena de Los Pollos Hermanos, la cadena de restaurantes que posee Fring, son una operación simplificada dirigida por personas sensatas. Walt, sin embargo, odia no tener el control. Además, debido a la naturaleza estoica de Gus y al hecho de que Walter sea secuestrado en un laboratorio subterráneo, trabajar con Gus significa que se le priva del elogio por su producto que ha disfrutado.

Agregue a todo esto el hecho de que su poder sobre Jesse se elimina: Gus ve a Jesse como un factor inestable que no necesita existir en la ecuación. Walt se niega a aceptar esto porque eliminaría el poco control que tiene. Sin embargo, como el maestro de la lógica que es, enmascara todo esto en una espesa nube de supuesta lealtad. El resultado final muestra que no hay nadie cuya vida no pueda ser destruida por Walter White.

Fue el mejor de los tiempos

A la mitad de la serie, está empezando a ser evidente que es posible que no estemos apoyando al buen chico. A Walt se le siguen ofreciendo rutas con resultados positivos para la mayoría de las partes involucradas. El no los elige.

Walt no considera que estas otras rutas se le presenten como viables por la sencilla razón de que él mismo no pensó en ellas. Se ha convertido en un polvorín de emociones. Su ego no le permitirá ver ninguna situación como una victoria si no hay otra persona que pierda. Después de pasar toda una vida sin ningún control, la idea de perder cualquier poder solo se ve como una pérdida total.

En la mejor opción que le ofrecieron, Walt aporta grandes cantidades de dinero para hacer metanfetamina, Jesse es estable y la situación familiar de Walt es segura. Son dueños de su propio negocio, un negocio que lava el dinero que gana al implementar los métodos científicos que ama. Sin embargo, en este escenario, Walt no tiene el control de todo como lo estaba antes. Cuando Walt no tiene el control, se asusta. Cuando Walt tiene miedo, actúa de manera irracional y violenta.

yo soy el que llama

Las habilidades de Walt lo convierten en un activo valioso para todos los traficantes de drogas con los que trabaja. Su producto no tiene rival en su calidad, lo que le da la capacidad de tirar de las cuerdas de vez en cuando. Sin embargo, aparte de la producción, no es capaz de dirigir ningún otro aspecto del tráfico de drogas. Esto no hace nada para evitar que queme los puentes que le permiten trabajar.

catelyn stark viva

Cada vez que sentimos que Walt ha cruzado esa línea final, muestra que puede empujarla aún más. En un momento culminante, Walt atrae a Gus a un hogar de ancianos y detona una bomba que lo mata. Al matar a Gus, asciende a un nuevo nivel de imprudencia. Walt no solo lanza una bomba en un hogar de ancianos, sino que destruye cualquier protección provista por Gus y se coloca en una posición superior que no tiene las habilidades para llenar.

El descarado ataque a Gus muestra una pérdida de la previsión y la precaución que alguna vez caracterizaron al condenado maestro de química. Su ignorancia lo deja ciego a los errores de su pasado. Cada vez que un traficante de drogas era eliminado antes, otro entraba en su lugar. Esto es exactamente lo que sucede nuevamente, solo que esta vez, es un grupo mucho más despiadado de personas que no muestran ninguna lógica con la que Walt pueda razonar. Y los trae sobre sí mismo.

Buena ruptura

Una vez que llegamos al final de la serie, cada persona que ha tenido alguna relación con Walter White está muerta o lidiando con una vida en ruinas. Ya sea que estén enterrados en el desierto o encadenados en un sótano cocinando metanfetamina para la Hermandad Aria, están en una situación extrema. Debido a las circunstancias que creó, Walt se ve obligado a aislarse en una cabaña en New Hampshire, lo que permite un momento de introspección muy necesario.

Durante su tiempo a solas, Walt finalmente gana algo de claridad. Se da cuenta de que cualquier sensación de control que haya tenido es solo él dando vueltas en medio del caos. El primer momento de redención para Walt llega en el silencio de su enorme ego y el orgullo que lo ha gobernado durante tanto tiempo. Es la muerte de cada aspecto de quién es él lo que alimenta Breaking Bad's final inmortal

En sus últimos momentos, hay estallidos de honestidad y desinterés que permiten a los que lo rodean finalmente lograr algo parecido a la felicidad. Especialmente Jesse, que brilla como el centro emocional de la moralidad, cuando, en circunstancias normales, es fácil ignorarlo como un perdedor. Todo el espectáculo presenta un conjunto de escenarios que convierten conceptos de bueno y malo en sus cabezas. Podemos ver las oscuras consecuencias de romper el mal juego junto con el tormento emocional involucrado en romper el bien.

La muerte que tenía que suceder.

Si Walt no hubiera marchado hasta su muerte, habría seguido luchando por cada onza de poder que pudiera obtener. Su familia habría continuado sufriendo; en cambio, son capaces de lograr algo a raíz de La muerte de Walt. La policía tiene su cuerpo, nadie necesita ser acosado más. Esto también asegura pocas preguntas sobre el fondo fiduciario de sus hijos.

La muerte de Walt no solo es necesaria para la felicidad de todos los que lo rodean, sino también para sí mismo. No tuvo control durante tanto tiempo en su vida, con la amenaza de que el cáncer le quitara esa decisión final actuando como una crueldad final. Al sangrar de una herida de bala rodeada de equipos de laboratorio, puede salir en sus propios términos. Walt agrega otra capa de absolución que ni siquiera recibe la muerte que desea. La negativa de Jesse a dispararle a Walt le quita el control y muestra el logro de libertad del adicto torturado. En el final, Hacerse malo se trata de libertad, control y poder, aunque de una manera que nadie, ni siquiera el protagonista, podría haber planeado.