Cada película de James Bond clasificó de peor a mejor

Por Claire Williams/31 de agosto de 2017 1:33 pm EDT/Actualizado: 8 de julio de 2019 10:20 a.m.EDT

Desde que apareció por primera vez en la pantalla grande en 1962, James Bond se ha convertido en una sensación cinematográfica mundial. Con 24 películas 'oficiales' y tres 'no oficiales', la franquicia puede ser un poco abrumadora, especialmente si eres nuevo en la serie. Algunas de estas películas siguen siendo clásicas hoy, mientras que otras ... no tanto. Echemos un vistazo a cada película de James Bond que se haya hecho y clasifíquelas de peor a mejor.

Casino Royale (1967)

Productor Charles Feldman adquirió los derechos a Casino Royaleen 1960, y trató de llegar a un acuerdo con Albert R. Broccoli y Harry Saltzman de Eon Productions para hacer la película. Sin embargo, no pudieron ponerse de acuerdo sobre los términos, y Feldman decidió que no podía competir con las películas de Eon Bond una vez que vio los años 1962. Dr. no.



Como resultado, Feldman optó por hacer una sátira de película de espías con su Casino Royale derechos, eligiendo al actor cómico Peter Sellers como uno de los muchos Bonos (se complica) y a Orson Welles como Le Chiffre. A pesar de ser una parodia, Casino Royale es más cursi y provocador que divertido. Revisiones contemporáneas fueron duros, y no ha envejecido bien. Definitivamente dale a este un pase.

Una vista a una muerte (1985)

Hubiera preferido salir con una nota fuerte, pero la última aparición de Roger Moore como James Bond en Una vista a una muerte es, con mucho, el más débil. Esta fue también la última película de Bond en presentar a Lois Maxwell como Miss Moneypenny. Moore ofrece una actuación que podría describirse como una especie de zombie, durmiendo en casi todas las escenas.

Para ser justos, no todos Una vista a una muerte se puede culpar a Moore. La trama es casi inexistente, centrada en un magnate de Silicon Valley (Christopher Walken) que quiere controlar el mercado de chips de computadora. Para decirlo sin rodeos, ¿a quién le importa? Aunque Walken y su secuaz (interpretada por Grace Jones) hacen un buen trabajo con lo que se les dio, son solo sus actuaciones, y el agradable tema musical de Duran Duran, lo que mantiene a esta al final de nuestra lista.



El hombre con la pistola de oro (1974)

Si bien la segunda salida de Sean Connery como James Bond fue aún más exitosa que la primera, no se puede decir lo mismo del segundo intento de Roger Moore en Bond en El hombre con la pistola dorada. En general, la película se esfuerza demasiado por ser llamativa, y casi todo eclipsa al propio Moore. Las escenas de kung-fu parecen cursis y siguen, y hay una falta decidida de dispositivos típicos de espionaje de Bond, reemplazados por imposibilidades como autos voladores. En el lado positivo, El hombre con la pistola dorada ofrece dos de los mejores 'chicos malos' de la serie: Christopher Lee como Scaramanga y Hervé Villechaize como su secuaz, Nick Nack.

Octopussy (1983)

A pesar de hacer un gran trabajo de atenuar la campiña de la franquicia en Confidencial, el director John Glen volvió a la vieja y cansada fórmula para Octopussy y las películas posteriores que dirigió. De todas las películas de Roger Moore Bond, esta puede ser la más cursi, lo que dice bastante.

Con atracos de joyas, un culto y una historia de dominación mundial que involucra armas nucleares, Octopussy sufre de una sobreabundancia de trama y una cantidad abrumadora de sustancia. La mayoría de las escenas podrían haberse beneficiado de algunas ediciones importantes, y hubo varias que pudieron haberse eliminado por completo, como las de Bond disfrazado de payaso o gorila. Si Glen se hubiera centrado más en buenas secuencias de acción como la pelea en el tren o la batalla final en un avión, OctopussyHabría sido una película mucho mejor.



Casino Royale (1954)

Muchos fanáticos de James Bond pueden no darse cuenta de que la primera aparición del personaje fue en una adaptación televisiva. En 1954 Casino Royale fue producido como un episodio del drama de antología de CBS ¡Clímax! Protagonizada por Barry Nelson como Bond y Peter Lorre como Le Chiffre, el episodio fue en su mayoría fiel a la novela, con algunos cambios. Presumiblemente para atraer al público objetivo, Bond era un agente estadounidense de la CIA, mientras que Felix Leiter era su contacto británico. Además, el personaje de Valerie Mathis (Linda Christian) reemplazó a Vesper Lynd.

familia Weasley

Si bien dura solo una hora y obviamente no tiene el valor de producción de una película, la versión de 1954 de Casino Royale Definitivamente vale la pena verlo. Nelson hace un trabajo acreditable como Bond, pero el desempeño sobresaliente proviene de Lorre como Le Chiffre. Lo que hace que toda la producción sea más impresionante es el hecho de que el episodio se filmó completamente en vivo.

El mañana nunca muere (1997)

La segunda salida de Pierce Brosnan como James Bond después Ojo doradono pudo repetir el éxito masivo de su primera ronda, aunque El mañana nunca muere fue taquilla de todos modos. Vale la pena elogiar a la película por lo que hace bien: Brosnan es suave y suave como Bond nuevamente, y su química en pantalla con Teri Hatcher acelera cada escena que comparten.

Jonathan Pryce también presenta a un villano mucho más realista de lo normal: un magnate de los medios que intenta iniciar una guerra para aumentar su participación en el mercado de noticias. Dicho esto, a pesar del exterior brillante y el nuevo arsenal de dispositivos, hay muy poco terreno nuevo explorado en El mañana nunca muere. Juega de forma segura, que es lo contrario de lo que debería hacer una película de Bond.

El mundo no es suficiente (1999)

Ojo dorado No obstante, las salidas de Brosnan's Bond son esencialmente las mismas en términos de calidad. Todos cuentan con actuaciones sólidas de Brosnan, y todos sufren la mayoría de las mismas quejas: son formulales y no lo suficientemente imaginativos.

Habiendo dicho eso, El mundo no es suficiente es mejor que El mañana nunca muere, principalmente por el reparto de reparto, la excelente música del título de Garbage y algunas de las secuencias de acción, como las piezas de la torre y el submarino nuclear. Sophie Marceau como Elektra King sigue siendo una excelente villana de Bond, y Robert Carlyle es amenazante como Renard. En el lado negativo, está el físico nuclear con poca ropa Christmas Jones, y Denise Richards actuando en el papel. Una película de Bond con muchos defectos, pero no una de la que deberías avergonzarte.

Muere otro día (2002)

Para su última etapa como James Bond, Pierce Brosnan dio su mejor actuación en el papel desde su debut en Ojo dorado. Muere otro día También fue la historia mejor concebida desde Ojo dorado, con una trama que en su mayoría tenía sentido (a excepción del láser espacial improbable).

El director Lee Tamahori logró evocar la sensación de las películas clásicas de Bond para Muere otro díaa través de imágenes de retroceso como Jinx de Halle Berry emergiendo del océano, al igual que Ursula Andress en el original Dr. no. Muchas de las secuencias de acción también son dignas de elogio, incluida la lucha entre Jinx y Miranda Frost al final de la película. Desafortunadamente, Muere otro día También depende en gran medida de los efectos especiales para su magia de película, y a veces se nota mal.

Vive y deja morir (1973)

Aunque se suponía que Roger Moore asumiría el papel de Bond de Connery en lugar de George Lazenby siguiendo Solo vives dos veces, problemas políticos en Camboya y los compromisos anteriores de Moore en El Santo le impidió hacerlo hasta 1973 Vive y deja morir. Si bien los fanáticos de Moore y Connery sin duda podrían discutir durante horas sobre cuál era el mejor Bond, no hay duda de que Moore adoptó un enfoque mucho más ligero para el personaje.

Los principales defectos de la película giran en torno al villano principal poco impresionante Dr. Kanaga / Mr. Big (Yaphet Kotto), y su plan para regalar heroína gratis con el fin de obtener una esquina en el mercado. A pesar de esto, sigue siendo una entrada adecuada en la franquicia, y Jane Seymour como Solitaire sigue siendo una de las mejores chicas Bond hasta la fecha.

Quantum of Solace (2008)

Como la mayoría de las 'segundas' películas para un nuevo actor de Bond, 2008 Quantum of Solace no era tan bueno como Casino Royale. Eso no quiere decir que sea malo, o que Craig no jugó bien el papel. Pero la película todavía tiene algunos defectos fundamentales: el villano Dominic Greene y su plan para monopolizar los suministros de agua dulce de Bolivia son un poco aburridos, aunque su muerte por el aceite de motor es un final satisfactorio.

Quantum of Solace es una película oscura, con Bond ambientado en la venganza y no a la vista una burla irónica. Olga Kurylenko y Gemma Arterton fueron geniales como las chicas Bond, y el infierno y la pelea en el hotel en el acto final son pesadillas. Si bien definitivamente es una entrada sólida en la franquicia de Bond, Quantum of SolaceEl principal problema era que tenía que estar a la altura Casino Royale.

Spectre (2015)

Después de establecer las bases para la identidad de la organización oscura SPECTER para las últimas tres películas, finalmente vemos a Bond enfrentarse cara a cara con el grupo y su líder, Blofeld, en la década de 2015. Espectro. A veces, EspectroLa trama parece un poco artificial, como para forzar una historia de origen no muy necesaria en la fórmula de James Bond, y no podría estar a la altura de la barra extremadamente alta de su predecesor, Skyfall.

La acción y las secuencias de acrobacias se elevaron a nuevas alturas sin depender de imágenes generadas por computadora, y Monica Bellucci es encantadora como Bond Girl (¡con 50 años de edad, nada menos!) En el futuro, los cineastas harían bien en concentrarse en lo que hacen mejor en lugar de crear historias locas de infancia para Bond y los villanos que debe enfrentar.

Moonraker (1979)

Presenta una de las tramas más poco realistas (y recauchutadas) encontradas en una película de James Bond. Una nave espacial es secuestrada (al igual que Solo vives dos veces) para liberar una sustancia química mortal en todo el mundo (al igual que En el servicio Secreto de su Majestad) Protagonizada por Roger Moore en su cuarta salida de Bond, esta película marcó el punto en que la representación de Bond de Moore pasó de ser simplemente impertinente a positivamente tonta. Habiendo dicho eso, Moonraker Todavía tiene muchos aspectos positivos.

La campiña es alegre, y el elenco hace un buen trabajo vendiendo la tontería. Los fanáticos aplaudieron el regreso de Jaws (especialmente en la escena del teleférico), y es divertido verlo conseguir una novia. Finalmente, a pesar de la extravagante conclusión del espacio exterior, el epílogo romántico seguirá siendo uno de los mejores dobles de Bond de la historia cuando Q (Desmond Llewelleyn) comenta: '¡Creo que está intentando volver a entrar!'

Los diamantes son para siempre (1971)

A pesar de jurar James Bond franquicia después Solo vives dos vecesSean Connery regresó para 1971 Los diamantes son para siempre-que, a pesar de su título, no brilla tanto como sus predecesores. El escenario de Las Vegas de la década de los 70 parece demasiado atractivo para Bond, y la película ignora gran parte de la novela original, incluidas las secuelas de la muerte de Tracy Bond.

Los diamantes son para siempre no todo es malo: hay algunas escenas de persecución grandiosas que involucran a un Mustang rojo, y Jill St. John hace un gran trabajo como la protagonista Tiffany Case. El enfrentamiento de Bond con los guardaespaldas de Willard Whyte, Bambi y Thumper, es otro punto culminante, y Shirley Bassey contribuye con otra canción temática excelente a la franquicia. Sin embargo, hay demasiados defectos para considerarla una de las mejores películas de Bond.

Solo para tus ojos (1981)

Después del campamento y la ostentación de Moonraker, el nuevo director John Glen entregó una película de Bond deliciosamente despojada con Confidencial en 1974. Se acerca a la sensación de las primeras películas de Bond, y Moore ofrece su actuación más seria y robusta hasta la fecha. Si generalmente no te gusta Moore en la parte, te complacerá su actuación, que está en gran parte libre de su tontería e incluso del tonto James Bond.

El regreso a la amenaza de la Guerra Fría fue un movimiento inteligente, al igual que la decisión de rechazar cualquier pieza grande y excesivamente bombástica. Lo que queda es una película llena de acción e inteligente que tiene sus defectos, pero definitivamente es una película de Bond agradable.

Las luces del día vivientes (1987)

Cuando un nuevo actor asume el papel de Bond, la cara fresca generalmente logra revitalizar la franquicia, al menos temporalmente. Y así sucedió cuando Timothy Dalton fue seleccionado para reemplazar a Roger Moore para 1987 The Living Daylights. Aunque definitivamente era menos cursi que su predecesor, Dalton también fue criticado por ser un poco también tenso. Parte de lo que ayuda a mantener entretenidas las películas de James Bond es el ingenio sardónico irónico que muestra el propio Bond. Para Dalton, este ingenio carece notablemente de The Living Daylights.

A pesar de esto, Dalton hace un trabajo decente en el papel, y está respaldado por buenas actuaciones de Maryam d'Abo y John Rhys-Davies. La trama no es tan extravagante como la mayoría, centrada en el KGB y una historia casi sensata de deserción y contrabando. Agregue algunas buenas escenas de acción que involucren una tubería y un plano, y The Living Daylights se redime a sí misma como una película de Bond mejor que la media.

es charlie cox católico

Nunca digas nunca más (1983)

Teniendo en cuenta que no fue hecho por Eon Productions, Nunca digas nunca de nuevo resultó sorprendentemente bien. Uno de los escritores originales de la década de 1965. Thunderball retuvo los derechos, que le permitió hacer su propia adaptación en 1983, dirigida por Irvin Kershner (El imperio Contraataca.) El título de la película es una referencia a la afirmación de Sean Connery de que él 'nunca más'juega Bond nuevamente después Los diamantes son para siempre.

A pesar de que la historia se repite principalmente de Thunderball, hay algo en esta película que es más entretenido que el original. Max von Sydow ofrece una actuación maravillosa como Blofeld, y Rowan Atkinson es nerviosamente hilarante como manejador de Bond en el Consulado Británico. Es reconfortante ver a Sean Connery con más experiencia en el papel que hizo famoso, y está claramente más cómodo y se divierte más en su despedida final de la franquicia de Bond.

El espía que me amó (1977)

Aunque no es un estupendo Bond film, Roger Moore comenzó a acertar como el personaje principal en su tercer intento, El espía que me amó. Moore se siente más cómodo que en sus apariciones anteriores de Bond, y su química en pantalla con Anya (interpretada por Barbara Bach) es innegable. La película comienza con una gran secuencia de acrobacias, y parece que los productores aprendieron uno o dos trucos desde la última vez que hicieron tomas bajo el agua para Thunderball.

Aunque toma su nombre de la décima novela de Bond de Ian Fleming, no se utilizó ninguna de las tramas reales del libro. Si bien el villano principal y sus terribles planes para dominar el mundo son bastante mediocres, El espía que me amó presentó al público a uno de los mejores secuaces de Bond: Jaws (Richard Kiel). Con todo, es una buena entrada en la franquicia, y quizás la mejor salida de Moore como James Bond.

Licencia para matar (1989)

En la segunda (y final) actuación de Timothy Dalton como James Bond, los cineastas optaron por aprovechar sus puntos fuertes, lo que resultó en una película de Bond mucho más oscura y violenta. Si bien definitivamente hay algunos momentos absurdos (como capturar un avión con un helicóptero), en general, Licencia para matar También es mucho más sensible que la mayoría de las películas de Bond.

Cuando el homólogo de Bond de la CIA, Felix Leiter, y su nueva esposa son atacados durante su luna de miel, Bond hace todo lo posible para ayudar a Leiter a localizar al asesino de su esposa, incluyendo renunciar al MI6 y volverse deshonesto. Como todas las buenas películas de Bond, Licencia para matar tiene muchas escenas de acción entretenidas. Esta vez, también hay una trama entretenida para acompañarlos.

Tú solo vives dos veces (1967)

Los fanáticos de James Bond obtuvieron más de lo que esperaban en 1967, cuando se lanzaron dos películas de Bond diferentes. Mientras que uno era la sátira mal concebida Casino Royale, la otra fue la adaptación de Eon Productions de la undécima novela de Fleming, Solo vives dos veces. A pesar de que tiene una de las tramas más improbables de todas las películas de Bond, que involucran naves espaciales secuestradas, sus encantos sustanciales son tan innegables como imposibles de resistir.

Albert R. Broccoli y Harry Saltzman merecen crédito por no solo filmar la historia ambientada en Japón principalmente en Japón, sino también por casting de actores y actrices japonesas en muchos de los roles principales y secundarios. La canción principal de Nancy Sinatra sigue siendo un clásico, y la película fue bellamente filmada por el director de fotografía Freddie Young. Por estas razones, es fácil perdonar. Solo vives dos vecesEl guión errante y el absurdo escondite del volcán.

En el servicio secreto de su majestad (1969)

Tras su aparición en Solo vives dos vecesSean Connery decidió retirarse de la franquicia. Esto significaba que Eon Productions necesitaba encontrar un nuevo protagonista, y eligieron al modelo George Lazenby. Sería su única aparición en una película de Bond, pero Lazenby hace un trabajo bastante bueno como protagonista, aunque es fácil decir que no está muy cómodo en el papel. Sin embargo, el director Peter Hunt tiene buen ojo para la acción, y esas secuencias de acción (especialmente la persecución de esquí) combinadas con el tono mucho más serio de En el servicio Secreto de su Majestad hazlo un guardián.

Mientras que Lazenby es a veces de madera con su entrega, a la encantadora Diana Rigg le va bien llevando varias escenas como su interés amoroso, Tracy. El villano Blofeld es interpretado de manera convincente por Telly Savalas, y el golpe emocional de la escena final se suma a una película de Bond completamente agradable.

Ojo dorado (1995)

Muchos fanáticos de Bond se preguntaron si la franquicia podría reinventarse en 1995 para una audiencia moderna. La película resultanteOjo dorado—Contestó esa pregunta con un rotundo «sí». Pierce Brosnan asumió el papel de Bond y logró tocar todas las notas correctas: guapo y elegante, con una tendencia a la violencia y un ingenio sardónico tan seco como sus martinis.

En Ojo dorado, la historia completamente original también logra sacarla del parque de principio a fin. La participación de un ex agente del MI6 como el villano principal Trevelyan (Sean Bean) y la elección de una actriz para interpretar a M (Judi Dench) fueron decisiones inspiradas. Las escenas de acción también son entretenidas, aunque un poco derivadas (como la secuencia de pelea de trenes). Como muchas de las otras películas de James Bond, Ojo dorado podría haber sido una película mucho mejor si se hubiera recortado parte del relleno y el relleno entre las piezas del set, pero en este caso, más Bond significa más de algo bueno.

Thunderball (1965)

Como la cuarta película de la serie, Thunderball estaba perfectamente ubicado para capitalizar el apogeo de la Guerra Fría, con una trama centrada en dos bombas atómicas robadas y el intento de Bond de recuperarlas del ESPECTRO. Si bien no es tan bueno como sus tres predecesores, Thunderball sigue siendo una película de Bond muy sólida, protagonizada por Connery repitiendo su papel como 007 junto a Adolfo Celi como el villano principal Emilio Largo.

Con un presupuesto mucho mayor ($ 9 millones), Eon Productions no escatimó en Thunderball. El paisaje y las secuencias de acción siguen siendo algunas de las mejores partes, ambientadas en las Bahamas con una impresionante cinematografía subacuática empleada ampliamente durante toda la película. Sin embargo, junto con el presupuesto inflado llegó una película ligeramente hinchada; si se hubieran cortado 15 minutos más o menos, podría haber sido una película mucho mejor.

Skyfall (2012)

James Bond vuelve a formarse en una de las mejores películas de la franquicia, 2012 Skyfall. Dirigida por Sam Mendes (belleza americana, Camino a la perdicion), esta película da un salto fantástico al explorar el pasado de la superior de Bond, M (Judi Dench), que regresa para perseguirla en la forma del ex agente del MI6 convertido en terrorista Raoul Silva (Javier Bardem).

Skyfall toca todas las notas correctas para una película clásica de Bond, desde los lugares exóticos hasta la trama convincente llena de giros y sorpresas reales. Eso no quiere decir que no haya mucha acción también: se destaca una hermosa escena de lucha en un edificio de gran altura. Será difícil dejar a Dame Judi Dench en el papel de M, y Mendes merece crédito por finalmente darle a su personaje algo más que hacer que darle a Bond sus tareas. Al público que lo vio también le encantó:Skyfall asqueroso más de $ 1 mil millones en la taquilla global.

Dr. No (1962)

El primero James Bond Película de Harry Saltzman y Albert R. Broccoli's Eon Productions, 1962 Dr. no sigue siendo un clásico Aunque fue la primera entrada en la franquicia masiva de la película Bond, Dr. no establece una barra alta. Aquí se introdujeron todos los elementos de las películas posteriores de Bond: los créditos de apertura estilísticos, los lugares exóticos, el James Bond tema, su eslogan característico, y mucho humor irónico.

Son 109 minutos llenos de acción de peligro, ingeniosidad y puro escapismo de la audiencia. Sean Connery es suave y natural en el papel de Bond, mostrando por qué se aferraría al papel para siete películas diferentes. Solo la falta de un secuaz impresionante para el Dr. No y algunos problemas de ritmo impiden que esta película encabece nuestra lista. los James Bond la fórmula se estableció sólidamente en Dr. No y solo se mejoró en las siguientes dos entregas.

Casino Royale (2006)

Estaba destinado a ser un reinicio completo de la franquicia de James Bond, establecida al comienzo de su carrera de agente secreto, y de 2006 Casino Royale fue tan bien ejecutado que terminó casi encabezando nuestra lista de películas de Bond. En lugar de tratar a Bond como un escaparate para acompañar escenas de acción asombrosas, como se había hecho desde la década de 1960, el equipo de producción tomó la sabia decisión de dejar que la personalidad embrujada y humana de Bond brille.

En la difícil posición de dar vida al Bond anteriormente bidimensional, Daniel Craig fue elegido para asumir el papel principal. Mads Mikkelsen interpreta a Le Chiffre convincente y espeluznante, casi canalizando la actuación de Peter Lorre en 1954. La actuación de Craig, así como la escritura para esta adaptación de la primera novela de Fleming, hacen Casino Royale Uno de los mejores de la serie.

De Rusia con amor (1963)

En una hazaña rara para cualquier franquicia cinematográfica, la segunda película de James Bond logró mejorar la original. Volviendo a dirigir fue Terence Young, cuya visión en Dr. no ayudó a dar forma al aspecto de toda la serie. También regresó Sean Connery en el papel de Bond. Después del éxito de Dr. no, los cineastas se hicieron grandes para la secuela, y valió la pena a lo grande.

La escena de lucha a bordo del Orient Express es un momento destacado, inspirando muchas otras escenas de trenes en películas posteriores de Bond. Y Lotte Lenya es brillante como la villana Rosa Klebb con su zapato de navaja envenenada. Todo es más colorido, más divertido y más lleno de acción, y además de varias frases memorables, el director Young también empleó muchos chistes visuales divertidos. Desde Rusia con amor Es un gran ejemplo de Bond en su máxima expresión.

Goldfinger (1964)

Aunque el margen entre nuestras cuatro mejores películas Bond es casi como una cuchilla, Dedo de oro sale en la cima. Desde la secuencia de apertura dramática y `` impactante '' hasta los increíbles artilugios que Bond usó y la imagen inolvidable de la actriz Shirley Eaton pintada de oro de pies a cabeza, fue una película que sorprendió al público y sigue siendo una parte importante de nuestra cultura popular.

Sería difícil encontrar un mejor secuaz que Oddjob, y el nombre de la chica Bond 'Pussy Galore' todavía inspira una risita hoy. La mesa láser y la lucha climática en el avión se encuentran entre las mejores escenas de Bond de todos los tiempos. Dedo de oro también fue la primera película de Bond que incluyó la línea 'sacudida, no agitada', y la primera en presentar una canción temática de la incomparable Shirley Bassey, estableciendo la tradición de la canción principal que continúa hasta nuestros días. Muchas otras películas de Bond imitaron la fórmula perfeccionada en Dedo de oro, pero pocos se acercan.