1

Transantiago: ¿Política socialista o improvisación?

Foto de perfil Alicia Gariazzo

Alicia Gariazzo

Economista. Miembro del Directorio de Conadecus

cargando votos....
Foto de perfil Hernán Larraín

Hernán Larraín

Senador, Unión Democrática Independiente

cargando votos....

Carta de Alicia Gariazzo

17 febrero 2016

Honorable senador Larraín:

Escuché con mucha atención las opiniones que entregó ayer a la CNN sobre el Transantiago. No puedo evitar tomarme la libertad de escribirle, por cuanto conozco muy de cerca el estudio y evaluación que hizo sobre aquel la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados y sus opiniones no pueden estar más alejadas de la realidad.

Coincido con usted en que el Transantiago ha sido una de las políticas públicas más erradas que se han llevado a cabo en la historia de Chile. Sin embargo, dicha política no tuvo ni la más mínima relación con una política socialista, como usted declarara enfáticamente. No quiero defender al socialismo, cuyos errores han quedado en evidencia en la historia, pero creo que uno de los roles que deben cumplir líderes políticos como usted es educar a la opinión pública. Nada más lejos de ello que lanzar calificativos que confunden y que no nos ayudan a avanzar hacia un futuro mejor, en el que cometan menos errores los que dirigen nuestros destinos, como se propone Chile Vamos.

Le adjunto el informe de la Comisión, pero sólo me gustaría resumir algunas de las graves falencias del proyecto del gobierno del presidente Ricardo Lagos.

En primer lugar, no hubo ninguna coordinación entre las autoridades involucradas en la elaboración del proyecto. Al no haber coordinación, menos hubo planificación, elemento fundamental de una política socialista. No hubo coordinación en la construcción de la infraestructura básica necesaria, en la administración financiera, ni siquiera en los recorridos, quedando muchos lugares alejados sin ningún transporte. La improvisación y la teoría del Big Bang constituyeron la tónica principal.

En segundo lugar, se dio toda suerte de garantías a los empresarios privados, política opuesta, por definición, a una política socialista. Se dieron concesiones a los mismos operadores de buses que antes del Transantiago tenían un caos en la locomoción colectiva, con corrupción y maltrato a los trabajadores. Estas concesiones llegaron a tal punto que el Estado firmó con los mismos operadores contratos indefinidos que no se podían modificar unilateralmente, hecho que podría darse como ejemplo de lo absurdo en las escuelas de leyes. A estos operadores se les pagaba por kilómetro recorrido, no por pasajero transportado, lo que es otra aberración en sí misma y que, por cierto, no mejoraba el tratamiento a los usuarios del sistema. Para mejorar algunos de estos elementos, Cortázar tuvo que hacer malabares y contar con la buena voluntad de los mismos operadores, que son los que mandan en el sistema.

No vamos a insistir en el tipo de buses comprados a la Volvo, muchos más caros de los que se podrían haber obtenido en Brasil o en China, ni en la escasa fiscalización que tuvo el Estado en todas sus etapas. Pero es claro, señor Larraín, que los privados recibieron todas las garantías posibles, y aún hoy. No así los usuarios, menos los trabajadores, quienes luego de terminado el trabajo de la Comisión Investigadora, asistieron en diversas ocasiones a la Cámara de Diputados a denunciar el maltrato de los operadores. Los trabajadores tienen turnos ilegales, carecen de lugares para hacer sus necesidades mínimas en los terminales, a veces carecen incluso de terminales y trabajan en peligro por las malas condiciones.

En suma, le ruego lea el informe y haga todas las críticas que el sistema amerite, pero basadas en la verdad. Las muletillas y calificativos abstractos, referidos al pasado que ustedes tanto rechazan, ya no le sirve a la ciudadanía.

Lo saluda atentamente,

0 Comentarios

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.