1

Señor Rector: ¿dónde está?

Foto de perfil Constanza Haleby

Constanza Haleby

Presidenta Centro de Estudiantes de Odontología – Universidad Mayor

cargando votos....
Foto de perfil Rubén Covarrubias

Rubén Covarrubias

Rector – Universidad Mayor

cargando votos....

Carta de Constanza Haleby

17 abril 2018

Santiago, 17 de abril de 2018

Sr. Rubén Covarrubias
Rector – Universidad Mayor
Presente.-

Junto con saludarlo, mediante esta carta me dirijo a Usted en representación de los estudiantes de la Escuela de Odontología de nuestra institución para expresar nuestra creciente disconformidad con las autoridades universitarias, con especial énfasis a su persona.

Actualmente me encuentro cursando el quinto año de la carrera y, al igual que un gran porcentaje de los estudiantes, me he percatado de ciertas irregularidades y problemáticas que existen dentro de mi escuela y la universidad.

Para contextualizar: como muy bien sabe, los estudiantes llevamos paralizados más de dos semanas, esto gatillado por la crisis que se generó en el proceso de admisión y matrícula para estudiantes nuevos a la carrera. Por primera vez en la historia de la escuela se matricularon a primer año solamente 50 estudiantes de un total de 120 vacantes ofrecidas (las que siempre se llenaban y generaban lista de espera). Aproximadamente 15 de los matriculados entraron por “admisión especial o repostulación”, lo que significa que entran con menos de 600 puntos ponderados en la PSU. ¿Hacer lo que sea para llenar los cupos que no llenaron por admisión regular? Una jugada inteligente, sabiendo que no influyen en el puntaje de corte que se publica posteriormente.

Ahora, uno se pone a pensar buscando las posibles causas de esto: la odontología en Chile está pasando por una crisis debido a la enorme competencia que se ha generado por la apertura explosiva de escuelas de odontología basado en el modelo de “educación de mercado” y muchas de ellas no acreditadas. Esto ha generado una sobrepoblación de cirujanos dentistas titulados y, en consecuencia, una sobreoferta laboral de aproximadamente 101% (escasos cupos laborales que ofrece el sistema público y la poca regulación que existe en el sistema privado de salud).

Entonces… ¿Por qué afecto tan drásticamente a nuestra casa de estudios en comparación a otras escuelas, siendo que en la historia nuestra escuela se ha posicionado como una de las mejores privadas del país? Después de investigar y debatir, los estudiantes llegamos a las siguientes conclusiones:

1. Arancel anual excesivamente costoso ($7.909.160 si se cancela al contado y $8.414.000 en cuotas) que, año a año, sufre reajustes de acuerdo a un IPC proyectado por la institución y que en consecuencia genera su constante alza. Este valor, según el reglamento de pregrado de la institución, define su reinversión en “concepto de los costos de docencia y actividades curriculares de cada carrera o programa”. Se considera que esta enorme inversión de los alumnos no se está viendo reflejada en esta supuesta reinversión de la universidad con el pasar de los años:

a. A los docentes desde hace aproximadamente 8 años NO se les reajusta su sueldo de acuerdo al IPC proyectado que sí reajusta el costo del arancel anual.

b. Salida de docentes de excelencia y renombre que no se ha suplido, en la mayoría de los casos, con los estándares que se esperan para mantener o mejorar la calidad académica.

c. Escaso apoyo e iniciativa para generar actividades académicas extracurriculares importantes para ir diferenciándose de la competencia a nivel profesional, a diferencia de otras escuelas.

d. Poca inversión para la infraestructura exclusiva del pregrado, que es determinante para poder llevar a cabo las actividades curriculares que nuestra carrera demanda y se espera sea de primer nivel.

2. Matrícula excesivamente costosa correspondiente al 10% del costo del arancel anual ($841.000), valor que duplica el promedio de todas las matrículas para todas las carreras de la institución. Bajo esa premisa, consideramos no se justifica por el simple hecho de que el Reglamento de Pregrado de nuestra universidad la define comopor que. Además, el valor de matrícula en otras casas de estudios para nuestra carrera es más bajo.

3. Casi inexistente apoyo económico por parte de la institución, lo que creemos es determinante al momento de elegir la casa de estudios para comenzar nuestra costosa carrera. En este punto la universidad nuevamente no se diferencia ni se vuelve competitiva en relación a las principales competencias, que sí apoyan económicamente a los alumnos en procesos de matrículas mediantes becas o subvenciones. Y sumado a esto, la adscripción a la gratuidad de otras universidades privadas de directa competencia que imparten la carrera (ej: Universidad Finis Terrae, Universidad Diego Portales).

Luego de haber expuesto nuestra situación y en mi posición de alumna regular de esta escuela y Presidenta del Centro de Estudiantes me encuentro en la obligación de hacerle ver que, al igual que mis compañeros, esperaba algún tipo de reacción rápida y de manera prioritaria de su parte hacia nosotros considerando la situación en la que nos encontramos actualmente. Me cuesta creer que llevando tantos días paralizados aún no exista una instancia de conversación con Usted, o peor aún, ninguna señal o respuesta de que por lo menos está consciente de lo que ocurre en la escuela de odontología de la institución de la que es la máxima autoridad. Me hace pensar que lo que está ocurriendo no tiene real importancia o interés para la institución y que no está dispuesto a dialogar con nosotros. Nos fijaron una reunión con Usted para el día 25 de abril, al igual que a todos los centros de estudiantes de la universidad, la que al entrar a la tercera semana de paralización se pidió lógicamente adelantar y la respuesta fue negativa.

El diálogo por parte del centro de alumnos siempre se ha encontrado abierto y hemos llevado este proceso de la manera más pacífica posible. Sumado a esto y más preocupante todavía, a los estudiantes nos da lo impresión de que Usted y su equipo nos están jugando un “gallito”, donde su principal aliado es el tiempo. Nos cuesta mucho entender que sigan con una dinámica tan poco seria, siendo que el centro de estudiantes y sus alumnos tiene como único fin aportar y participar activamente para mejorar nuestra querida escuela, que con el paso de los años se ha visto descuidada tanto por de las autoridades de escuela como por la institución.

Para concluir la presente carta, le invito abiertamente a que se pronuncie para y por sus estudiantes, quienes somos los principales protagonistas de esta institución, a que generemos diálogo para negociar acuerdos y así solucionar nuestra problemática de la manera más rápida y eficiente posible.

Se despide atentamente,

Constanza Haleby Bassaber
Presidenta CEOUM STGO 2017-2018

3 Comentarios

  1. Qué bueno que haya estudiantes de universidades privadas que luchen por sus derechos; el sentido mercantil de la educación es un arma de doble filo para los poderes fácticos. Ya pues señor Rector, respóndale a sus estudiantes…¿o le faltan argumentos?

  2. Los profesores a honorarios de las carreras de esta universidad siguen ganando lo que ganaban en 2012. No hay reajustes de IPC (ni siquiera simbólicos para ellos) pero sí una constante alza en demandas de docencia. Como Constanza bien dice, la situación laboral precaria de los docentes a honorarios de la Universidad Mayor contradice la constante alza de aranceles, que la sitúa entra las universidades más caras del país.

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.