1

La Constitución y su reforma

Foto de perfil Nelson Hadad

Nelson Hadad

Abogado, candidato a Diputado por el Distrito 11 de la Democracia Cristiana

cargando votos....
Foto de perfil Fernando Atria

Fernando Atria

Abogado, candidato a Diputado por el Distrito 11 del Partido Socialista

cargando votos....

Carta de Nelson Hadad

19 octubre 2017

Santiago, 19 de octubre de 2017

Estimado Fernando Atria.

Quisiera reflexionar contigo algunas ideas sobre la Constitución y su Reforma.

Sin duda la Constitución Política de Chile, tuvo un origen ilegitimo por dictarse en tiempos de la dictadura, con un Congreso Nacional clausurado. No obstante ha sido modificada en innumerables ocasiones especialmente en el tiempo del Presidente Lagos en el año 2005, eliminándose los nudos autoritarios.

Por cierto la Constitución actual requiere de reformas que reflejen el consenso nacional, como ley fundamental de la Republica debe ser la casa común que pertenece a todos los chilenos. Estoy convencido que el proceso de reforma debe ser participativo, democrático  e institucional. El Poder constituyente radica en el Congreso Nacional, mi propuesta es que el nuevo congreso que elijamos el 19 de noviembre con un mandato fresco y renovado de los propios ciudadanos sea el encargado de llevar a cabo las reformas y definir el contenido de las mismas. Logrado lo anterior propongo que la Nueva Constitución aprobada en el Congreso Nacional sea objeto de una consulta o referéndum para que puedan participar todos los ciudadanos.  Estoy en desacuerdo respecto del mecanismo de la Reforma Constitucional en crear instancias irregulares, paralelas y que se apartan de la institucionalidad del país, como sería establecer una asamblea constituyente la que en definitiva colisiona con las facultades propias del Congreso Nacional en esta materia. No queremos el modelo Venezolano ni Ecuatoriano, que han buscado como objetivo fundamental la concentración de todo el poder en manos de un caudillo populista que solo busca su perpetuación en el poder.

Nelson Hadad
Candidato a Diputado Distrito 11
Las Condes, Peñalolén, Vitacura, La Reina y Lo Barnechea.

2

Carta de Fernando Atria

23 octubre 2017

Santiago, 23 de octubre de 2017

Estimado Nelson Hadad,

Agradezco la posibilidad de discutir estas cuestiones durante la campaña electoral.

Para poder tener un intercambio fructífero es necesario comenzar desde algún punto que sea común a ambos interlocutores. Su carta parece ofrecer este punto común, al decir que usted cree que “la constitución actual requiere reformas que reflejen el consenso nacional”. Al parecer estaríamos de acuerdo en eso.

Pero no me queda claro si este es un genuino punto común o solo una apariencia. Es decir, no me queda claro si usted cree que esas reformas son necesarias sólo porque (como decía majaderamente José Piñera en defensa del sistema de AFPs) “todo es perfectible”, o si son necesarias porque hay alguna razón especialmente importante o significativa por la que la actual constitución no refleja “el consenso nacional”.

En su carta usted afirma que la constitución, pese a su origen ilegítimo, “ha sido modificada en innumerables ocasiones especialmente en el tiempo del Presidente Lagos en el año 2005, eliminándose los nudos autoritarios”. Esto sugiere que usted cree que la constitucion actual ya refleja un consenso nacional, manifestado en el acuerdo que llevó a la última reforma que menciona.

Usted después continúa explicando sus ideas acerca del modo en que la reforma debe realizarse. Pero no podemos discutir con provecho cómo hacer algo si no tenemos claro qué es lo que queremos hacer. Por eso, antes de contestar su carta tengo una pregunta preliminar que hacerle: si la constitución vigente ha ido intensamente discutida por el Congreso Nacional y ha sido modificada innumerables veces, ¿por qué ella no refleja hoy “el consenso nacional” al que hace alusión?

Atentamente,

Fernando Atria

3

Carta de Nelson Hadad

26 octubre 2017

Santiago, 26 de octubre de 2017

Estimado Fernando Atria

Lo primero que aprendí en nuestra común universidad es que las Constituciones no son pétreas, y deben adaptarse al signo de los tiempos y reflejar el consenso nacional. Todos los Chilenos deben sentir que la Constitución les pertenece y los representa a todos.

Ciertamente la actual Constitución que nos rige requiere de urgentes reformas y que establezca un Estado Democrático y social de derechos pero tampoco convertir este proceso constituyente como la panacea que resolverá todos los problemas que afectan al país. Los países no se refundan cada cuatro años. Hay un aporte acumulativo de cada uno de los gobiernos en un proceso de continuidad histórica.

Sin ser taxativos hay reformas que son prioritarias y urgentes. Terminar con el cerrojo constitucional reduciendo el quórum para su modificación, establecer derechos sociales económicos y culturales garantizados por la Constitución, un nuevo orden económico y social fundado en la solidaridad, el reconocimiento de los pueblos originarios su diversidad y derechos ancestrales, entre otras reformas. Pero insisto, el poder constituyente reside en el congreso nacional y creo este debe ser el método participativo institucional y democrático que materialice un proceso de reformas y cuyo resultado sea sometido a una consulta plebiscitaria. Estoy en desacuerdo en convocar a tal efecto una asamblea constituyente. Ello significaría una dualidad de funciones con el nuevo congreso nacional que se renueva con un mandato fresco y producto de un sistema electoral proporcional y democrático que tiene que abocarse a este importante función.

La pregunta que permito hacerte, qué sentido tiene elegir un nuevo Congreso renovado con un procedimiento de elección democrático y al cual estamos postulando nosotros mismos para asumir esta importante tarea constitucional, ellos produciría una dualidad, una dispersión de esfuerzos y una dicotomía que resulta incomprensible.

La asamblea constituyente como ha sido usada por regímenes de dictaduras en América Latina es el peor ejemplo a seguir. Basta ver el mal ejemplo del régimen Venezolano que hoy día a devenido en un régimen de dictadura represiva que vulnera los principios democráticos de la carta democrática interamericana de la OEA, encarcela a los opositores y viola los derechos humanos fundamentales, concentrando en sus manos la totalidad del poder. Ese mal ejemplo no lo queremos para Chile.

Fraternalmente

Nelson Hadad

4

Carta de Fernando Atria

06 noviembre 2017

Santiago, 6 de noviembre de 2017

Estimado Nelson Hadad,

Lamento que no haya usted respondido mi pregunta. Yo no le preguntaba si el texto constitucional  puede ser modificado, o si usted cree que hay reformas que son convenientes. Le preguntaba por qué, después de una infinidad de reformas en los últimos casi treinta años, y después de una especialmente significativa en 2005, la constitución todavía no representa un “gran consenso nacional”.  Es decir, me interesaba saber su explicación para el problema constitucional, porque no es muy razonable discutir sobre cómo solucionar el problema antes de identificarlo correctamente.

En todo caso, no entiendo sus referencias a “panaceas”, “refundaciones” y al caso venezolano. Hasta donde yo sé nadie ha sugerido (en todo caso yo no lo he hecho) que busquemos panaceas, que refundemos algún país, o una Asamblea Constituyente que pueda tomar decisiones de gobierno, como destituir fiscales y otras similares.

Atentamente,

Fernando Atria

3 Comentarios

  1. Nelson Hadad opina que una asamblea constituyente se refiere a una instancia irregular, paralela, que se aparta de la institucionalidad del país, y la que en definitiva colisionaría con las facultades propias del Congreso Nacional. Pero curiosamente y es necesario decirlo -en su precario análisis sobre las experiencias latinoamericanas respecto al uso de asambleas constituyentes lo que sólo se remite a Venezuela y Ecuador- Hadad no logra reconocer que las facultades del Congreso en materia de reformas constitucionales no han sido nunca utilizadas en favor de resolver un problema urgente como lo es la demanda legítima de recuperación de tierras por el pueblo mapuche.

  2. Esto de que el “Poder constituyente radica en el Congreso Nacional” lo ha repetido el señor Hadad en sus 2 cartas, sin mayores argumentos.
    No vale la pena ir a investigar a Venezuela y ni siquiera a Bolivia.
    Yo le recuerdo 2 casos de países que salían de sangrientos procesos antidemocráticos. (1) Alemania, cuya “Ley Fundamental” fue formulada por un “Consejo Parlamentario” de 65 miembros elegidos por los gobiernos de los 11 estados federados de la época. (2) La Constitución de la República Italiana fue formulada por una asamblea constituyente de 556 miembros elegidos por el sistema proporcional.

  3. Cuando no hay buenos argumentos, Hadad habla de Venezuela. Que tiene que ver? Que tiene de irregular una Asamblea Constituyente? Los cambios realizados fueron parches consensuados y negociados, donde nada importante cambio.

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.