1

Patriotismo e interés económico: “O nos organizamos o perecemos”

Foto de perfil Carlos Campbell del Campo

Carlos Campbell del Campo

Consejero comercial, Embajada de Chile en Estados Unidos

cargando votos....
Foto de perfil Pedro Aguirre Cerda

Pedro Aguirre Cerda

Político chileno

cargando votos....

Carta de Carlos Campbell del Campo

23 abril 1941

Santiago, 23 de abril de 1941

Excmo. Señor don Pedro Aguirre Cerda
Presidente de la República, La Moneda

Excelencia:

De acuerdo con los deseos de V.E., tengo el agrado de acompañarle un legajo que contiene diversos informes y estudios sobre las posibilidades para promover e intensificar la producción de algunas de nuestras industrias manufactureras.

El objetivo primordial que he tenido en vista al preparar este trabajo es el de dar vida al pensamiento de V.E., en el sentido de procurar para la potencialidad de nuestra industria manufacturera un mayor campo de acción que puede obtenerse mediante la exportación de los artículos que produce.

Para el objeto indicado, en varios países de Sudamérica se han formado sociedades particulares, con fuertes capitales, con el propósito de aprovechar la demanda, cada vez más creciente, del mercado de los Estados Unidos, para reemplazar diversos productos y artículos que anteriormente a la guerra llegaban a ese país provenientes de Europa y de Oriente.

No existe en Chile esa necesidad, ya que el gobierno de V.E. se ha preocupado de la formación de un organismo que, con más espíritu nacionalista y sin propósito de lucro, ayuda al desarrollo de nuestras industrias con el objeto indicado, cual es la Corporación de Fomento.

Para hacer realidad las ideas de V.E. es preciso producir la coordinación de todas las actividades existentes en nuestro país, por medio de una entidad realizadora que tenga profundo conocimiento, tanto de las condiciones de nuestra producción como de aquéllas que rigen en los mercados externos, en particular en los Estados Unidos, para facilitar el contacto de nuestra producción con los mercados compradores del exterior, en forma efectiva y práctica. Esta coordinación debe abarcar todos los detalles de la producción, en lo referente a materias primas, costos de elaboración y capacidad actual y posible desarrollo de ella. En cuanto a los mercados externos, esta coordinación se refiere a ordenar, conformar y conciliar la producción nacional con las modalidades y demanda del extranjero, creando y ampliando ésta última en aquellas proporciones máximas a que pueda llegar nuestra producción.

En la esperanza de haber cumplido con las órdenes de V.E. y ofreciendo todo mi concurso a la realización de las ideas de V.E., saluda muy respetuosamente a V.E.

2

Carta de Pedro Aguirre Cerda

17 noviembre 2017

Santiago, 25 de abril de 1941

Señor don Carlos Campbell

Estimado amigo:

Como Ud. se habrá impuesto por mis comunicaciones y por lo que hemos conversado personalmente, es mi propósito decidido y perseverante entrar en vinculaciones comerciales que respondan a las realidades y a un recíproco beneficio con todos los países americanos y es así como he empezado por enviar una misión comercial a los países que trafican principalmente por el Pacífico. Y de aquí también el llamado que le hice a Ud., que en su permanencia en Estados Unidos ha podido apreciar las posibilidades de intercambio con la América del Norte, y el muestrario que le he solicitado de lo que se podría introducir allá y la serie de visitas que Ud. ha hecho a nuestros industriales y comerciantes para conformar los estudios de Ud. con las posibilidades chilenas.

El estudio que Ud. me envió, y del cual me había dado cuenta verbalmente, lo estimo de alto interés y lo he dado a la prensa para recibir la cooperación de los elementos interesados.

No debemos sólo conformarnos con las posibilidades de hoy, sino estimular y completar las capacidades existentes e investigar en los demás países cuáles serían los productos nuestros que podrían colocarse en las demás naciones y cuáles los artículos extranjeros que convendría traer para realizar el intercambio y fortificar directa o indirectamente nuestra economía.

No es posible, por otra parte, que nuestras actividades industriales lo esperen todo de una protección aduanera o de una elevación de precios en el consumo, sin que se pongan al día en una técnica más perfeccionada y en una más económica y ordenada organización, ni que su utilidad la basen en el solo consumo interno, sin hacer esfuerzo alguno para ampliar, perfeccionar su industria y llevarla a otros países a fin de obtener divisas que sirvan los intereses generales. Hay numerosas actividades que con tal procedimiento están solicitando moneda extranjera para adquisiciones en el exterior, sin compensar debidamente la economía nacional con un esfuerzo para exportar materias nuestras en proporción de las adquiridas fuera.

Ud. me reseña un plan relativo a diversas industrias sobre las cuales ya habíamos conversado y que puede extenderse aún más si una comprensión más amplia de nuestros productores coopera con nuestra obra de fortificación de la economía nacional.

Sin perjuicio de las actividades, que le aplaudo cordialmente, realizadas hasta hoy, sírvase hacerme una clasificación de los grupos industriales que podríamos citar separadamente para mover su patriotismo e interés en una acción más esforzada, con mayor cooperación y más realismo a fin de alcanzar nuestro objetivo.

Felicito a Ud. muy cordialmente por la obra que está realizando y cuente con que mi perseverancia será inagotable en bien de los intereses nacionales y no olvide en ningún momento que nuestro deber es triunfar porque “o nos organizamos o perecemos”.

Saluda atentamente a Ud.,

0 Comentarios

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.