1

Los temas feministas tras el escándalo de la muñeca

Foto de perfil Sebastián Mansilla

Sebastián Mansilla

Estudiante de derecho

cargando votos....
Foto de perfil Alejandro Guillier

Alejandro Guillier

Senador

cargando votos....

Carta de Sebastián Mansilla

17 diciembre 2016

Estimado Alejandro:

Como no nos conocemos me presento. Me llamo Sebastián Mansilla, tengo 24, estudio derecho. Vivo en Recoleta con mi amiga y un gato.

Le escribo para contarle que hace unas semanas me convencí de que usted debía ser el próximo presidente de Chile. Que podía generar un cambio en la política de las intrigas que ha abandonado los proyectos y las discusiones al interior de los partidos, y que ese cambio lo íbamos a construir como ciudadanos y ciudadanas.

Leí la noticia del lamentable incidente que protagonizó el Ministro Céspedes en la reunión de ASEXMA. Qué lástima que el empresariado nacional se comporte con tamaña falta de respeto. Me parece lamentable porque a nosotros hombres muchas veces se nos hace difícil comprender a las mujeres, y eso parece expresarse en muchos sentidos de la vida. No sólo en la política sino en el cotidiano, los esfuerzos políticos e institucionales no han logrado ser exitosos en erradicar la violencia de género, el acoso callejero y esta permanente sensación de inseguridad que tienen muchas mujeres en la vía pública.

Pertenezco a una corriente de pensamiento que se llama feminismo, y los y las feministas queremos acercarnos en serio a generar un cambio en este país que, quizás sin quererlo, no ha podido ser capaz de integrar una conversación feminista por definición en la política nacional.

Y las mujeres, los homosexuales, los y las marginales ya no nos sentimos cómodos fuera de la discusión. Queremos ser parte de la construcción de la sociedad, y creo que esto se debe a que representarnos una forma de vivir el cotidiano muy distinta de la que viven la mayoría de los hombres heterosexuales.

Me gustaría que en vista y considerando sus recientes declaraciones en la entrevista que dio el día 12 de Diciembre en el programa Ahora Noticias de Megavisión, donde dijo que iba a escuchar a la gente, nos escuche a nosotros y nosotras también: Estamos pidiendo a gritos que se nos escuche cuando repletamos la Alameda de Santiago y otras plazas y calles del país pidiendo que #Niunamenos, y pareciera que las soluciones institucionales no son suficientes. Necesitamos desarrollar una cultura feminista que acerque, que entienda y lo más importante, que nos represente.

No voy a ser tan patudo de decir que se junte conmigo, porque no represento a nadie en esta carta. Pero hay una gran cantidad de organizaciones feministas, diversas, secretarías de género, fundaciones como Margen y la Red Chilena contra la Violencia a la Mujer, que estoy seguro tienen mucho que decir. Ideas concretas para permear nuestra cultura cotidiana y nuestras instituciones de gobierno con soluciones feministas para los problemas que atraviesa esta sociedad que vive tan desconectada de la política y de lo público. Nos tomamos lo público como un Derecho y lo seguiremos haciendo. Así que por favor Senador, hay mucho que necesita ser cambiado, y queremos volver a sentir que estos cambios son posibles.

Muchas gracias por su tiempo y espero que haya leído esta carta atentamente. Yo también lo sigo en sus declaraciones y sus eventos. Siga apostando por levantar un programa de cambios.

Saludos cordiales,
Sebastián Mansilla

6 Comentarios

  1. Les encuentro razón a todos los comentarios anteriores, añadiendo que decir la frase “…y esta permanente sensación de inseguridad que tienen muchas mujeres en la vía pública” es completamente populísta y como dijo Rolo, ridiculiza tu causa, y digo tu causa porque un/a feminista de verdad no se precuparía de la muñeca inflable de unos viejos obsoletos (que no cambiarán), sino de fomentar la educación, para que l@s niñ@s dejen de ser machistas o fomentar las matemáticas y ciencias en las niñas, ya que su participación es mínima, lo que es lamentable y por supuesto, preocuparse de la igualdad de sueldos, deberes, responsabilidades y oportunidades.

  2. Cuando relacionas, mañosa y caprichosamente, una muñeca inflable, con el femicidio, ridiculizas tu causa y la pones al mismo nivel que las luchas de los fanáticos fundamentalistas religiosos. Mas importante es, la desigualdad de salarios entre hombres y mujeres, leyes que atentan contra el cuerpo de la mujer, y las miles de niñas que son abusadas en Chile en todo el sentido de la palabra. Pero impresiona que esta columna, y gran parte de algunas mal llamadas “feministas” solo se horroricen por un juego de unos señores con un juguete sexual. El mismo juego que se hace en privado en cualquier fiesta, despedida de soltero o reunión de amigos o amigas.

    1. no se relaciona ni “mañosa”, ni “caprichosamente” a la muñeca con el Femicidio, de hecho, no relacionarlo es lo extraño, cuando nombras todas las desigualdades son parte del problema, todo pertenece al mismo saco. El Femicidio es el punto máximo a donde llegan las desigualdades y la violencia de género, que parten desde las “tallitas” inocentes, desde la muñeca inflable en manos de quienes hacen las leyes, la publicidad, los programas educativos, la televisión, los planes de salud. Ese gesto, tan poco importante para ti en relación a los “realmente importante” es la base de todo

  3. En mi opinión creo lo siguiente, hasta cuando con el doble estándar, los hombres y las mujeres joden por igual, es por eso que hay libertades, si un hombre hace algo, es una ofensa, en cambio si una mujer hace algo parecido, es una humorada, un poco más de altura de mira y no sigamos haciendo polémicas innecesarias, ni alimentando adoctrinamientos feministas ni machistas ni homofobicos, todas, todos y todes somos dependientes de la sexualidad, nos reímos de ello, así que por favor el doble estándar para la casa.

  4. Sinceramente, estoy de acuerdo con un cambio en esto de las discriminaciones de todo tipo, pero cuando ando en el TP se me quita todas las ganas de ayudar en ese cambio que es tan necesario en este país, si hasta las mujeres se hacen las dormidas cuando ven a un hombre con su hijo por no dar el asiento, si tú cedes el asiento a un niño, por otro lado aparece de la nada un señora y devora el asiento, suena a una pequeñez todo lo que digo, pero ceder el asiento es un pequeño paso a un cambio de conciencia que puede llegar a ser más grande que toda esta discusión.
    En Japón si a una mujer le cedes el asiento, es casi una falta de respeto, por qué la estás considerando inferior. Que son locos

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.