1

La vigilancia y el derecho a la privacidad

Foto de perfil María José Poblete

María José Poblete

Directora ejecutiva, Fundación Pro Acceso

cargando votos....
Foto de perfil Felipe Guevara

Felipe Guevara

Alcalde de Lo Barnechea

cargando votos....

Carta de María José Poblete

09 octubre 2015

Señor Alcalde:

En el contexto de la entrevista que se le hiciera en radio ADN sobre el recurso de protección interpuesto por tres ONGs, respecto a la instalación de un globo de vigilancia en su comuna y la evaluación que a un mes de instalado hacía del aparato, sus dichos provocan reflexiones. A su entender, estas ONGs son “grupitos que ni siquiera sabía que existían”, los califica de “oportunistas y académicos”, responde a dicho recurso de protección diciendo: “¿Qué derechos humanos si hay un bien mayor que es la seguridad?”, aduciendo a la existencia de cámaras por todas partes y en todo el mundo.

“¿Qué derechos humanos si hay un bien mayor que es la seguridad?”.

Su frase, señor Alcalde, resulta, por decir lo menos, sorprendente. Afirmar con claridad meridiana que la seguridad es un bien mayor frente a otros derechos niega la esencia de un Estado de derecho y puede dar lugar a derivas indeseadas. Los derechos coexisten, y los derechos humanos, que son aquellos que permiten la realización plena de las personas y que se fundamentan en su dignidad, entre ellos, el derecho a la privacidad, deben ser siempre respetados. En aquellos casos en que los derechos concurren, como es el que nos ocupa, debe realizarse una ponderación de los mismos y decidir, en cada caso específico, cómo deben ser ejercidos con la menor vulneración posible.

Negar la existencia de cámaras de vigilancia en el mundo en que vivimos sería absurdo. También lo sería negar el problema que enfrenta nuestro país en términos de seguridad y delincuencia y la necesidad de hacerle frente eficazmente. Sin embargo, resulta impensable que por el sólo hecho de existir cámaras y delitos, obviemos la discusión sobre cómo hemos de garantizar que, ante una realidad siempre cambiante, nuestros derechos sean respetados y convivan armónicamente. El Derecho está llamado a responder a estas preguntas y los jueces a darle forma a las respuestas.

Así, en lugar de ver en el actuar de las ONGs que presentaron el recurso de protección una acción a descalificar, deberían recogerse las inquietudes que esta acción levanta e invitarnos a discutir sobre cómo estamos garantizando el derecho a la privacidad y a la protección de los datos personales en nuestro ordenamiento, en un mundo donde somos objeto de vigilancia y nos hemos acostumbrado a entregar nuestra información sin el menor reparo.

Las autoridades pueden recolectar datos en los casos y en la forma en que la ley la faculta, y los datos deben ser tratados respetando el fin para el que son recogidos y los demás principios aplicables. Asimismo, la autoridad está llamada a rendir cuentas a la ciudadanía y la ciudadanía, por su parte, a ejercer el control y fiscalización de aquellas. El trabajo de ONGs como Derechos Digitales, Fundación Datos Protegidos y Corporación Fundamental es indispensable para que este contrapeso tenga lugar y para ejercer otro derecho fundamental: el de la participación ciudadana.

En lugar de responder a estas acciones con descalificaciones y sospechas, sería de esperar que se aprovechara de este diálogo para crear conciencia y discusión en la población sobre temas de primer orden como son la protección de nuestra privacidad y de nuestros datos en un mundo donde la información es recolectada, tratada e intercambiada de manera abrumadora.

Una respuesta pormenorizada sobre los fundamentos legales del actuar de su municipio y las medidas de resguardo que se toman para la protección de los datos recolectados sería una manera constructiva de fomentar la conciencia de la ciudadanía sobre la importancia de proteger su privacidad, como también lo sería promover un debate abierto y participativo en Lo Barnechea sobre el tema.

2

Carta de Felipe Guevara

09 octubre 2015

El Sr. Guevara respondió que no se referirá al tema en cuestión.

1 Comentario

  1. El negarse el alcalde a responder la epístola olvida la naturaleza y la forma en que fue electo alcalde, porque es su función representar a la ciudadanía y dar cuenta de su gestión a quien lo eligió en votación popular. Una de las formas de zanjar una controversia o conflicto es el plebiscito, la forma más directa de ejercer la soberanía. El tema de fondo es la seguridad, con las cámaras se ataca un síntoma de una sociedad enferma de injusticia, crisis educacional y una cultura mercantilista, donde rige la ley del tanto tienes, tanto vales.

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.