1

La poesía no ha muerto

Foto de perfil Pedro Cuevas

Pedro Cuevas

Gestor Cultural

cargando votos....
Foto de perfil Raúl Zurita

Raúl Zurita

Poeta chileno. Premio Nacional de Literatura, 2000

cargando votos....

Carta de Pedro Cuevas

10 agosto 2016

“No hay vuelta atrás, hay que inventar un salto hacia adelante o hacia adentro, estamos rodeados de precipicios y la lucha por el poder sigue siendo el código de las bestias.  La industria militar es un adelanto del infierno, ahí  ensayan formas de exterminio masivo con el pretexto de resguardar la libertad. ¡Cuántas atrocidades! Europa no quiere más refugiados, pero apoya la guerra en el Medio Oriente. El Estado Islámico se reinventa, mientras pierde territorios ataca con guerreros suicidas. Los muertos estallan en los bulevares de occidente y los sobrevivientes caminan como almas en pena.”

Estimado poeta de la poesía grande:

Sucede que me convocan a las epístolas. Las reglas del juego son simples, por lo mismo pueden ser imposibles. Sin embargo, no sé por qué, pero esto me tienta. Hagamos cuenta que yo soy un interlocutor que usted podría conocer: ¿Por qué? Porque yo también conozco algunos precipicios.

Convengo con usted que si la poesía desaparece, la humanidad perece a los cinco minutos siguientes, es decir que estamos en peligro porque al lenguaje lo están saqueando, el lenguaje está siendo saqueado por la publicidad. Como usted bien dice: “Metrogas, calor humano” ¿Qué es eso? Eso es el asesinato del lenguaje.

El lenguaje es nuestro territorio y no podemos permitir que lo destruyan. Somos el lenguaje que ilumina las tinieblas. Ciertamente el mercado ha secuestrado la palabra para ponerla al servicio de lo superfluo.

Yo sé que los monstruos del mercado parecen invencibles, pero confío que sabremos cruzar el precipicio si la poesía se hace fuerte.

El futuro es una dimensión humana separada de la naturaleza que es sólo presente. Nosotros fuimos arrojados al futuro, a lo que aún no existe, es decir, arrojados fuera de la eternidad. La naturaleza habita en la eternidad, la naturaleza no sabe de futuro, la naturaleza es un presente absoluto.

Puede ser perturbador saber que habitamos fuera de la eternidad. Si lo miramos bien, lo que nos pasó fue inevitable: Nos dimos cuenta, la muerte surgió como una pregunta. El antes y el después inventaron el tiempo, así apareció el futuro, un concepto que nos tiene hasta el perno. Un concepto que ha devenido en otro más devastador: el progreso, que ha devenido a su vez en una gran máquina venciendo los equilibrios del planeta.

No hay vuelta atrás, hay que inventar un salto hacia adelante o hacia adentro, estamos rodeados de precipicios y la lucha por el poder sigue siendo el código de las bestias.  La industria militar es un adelanto del infierno, ahí  ensayan formas de exterminio masivo con el pretexto de resguardar la libertad. ¡Cuántas atrocidades! Europa no quiere más refugiados, pero apoya la guerra en el Medio Oriente. El Estado Islámico se reinventa, mientras pierde territorios ataca con guerreros suicidas. Los muertos estallan en los bulevares de occidente y los sobrevivientes caminan como almas en pena.

Entre tanto, la basura amenaza llegar hasta las costas. Millones de toneladas de plástico arrojado a los mares. Hay quienes piensan que la tecnología que se desarrolla en los laboratorios llegará a tiempo para revertir la catástrofe.

Nicanor Parra dijo: “Les tengo una buena noticia, la tierra se recupera en mil años, los que desaparecemos somos nosotros”.

Estimado poeta, el  infierno y el paraíso son de este mundo, eso es lo que usted ha dicho. Lo invito a conversar. Yo soy un ciudadano de a pie, confío que todavía podemos hacer algo, confío en la profundidad del lenguaje, confío en tomarse el espacio público para gritar a los cuatro vientos que la poesía no ha muerto.

 

Pedro Cuevas, Gestor Cultural

 

0 Comentarios

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.