1

La filosofía del Mineduc

Foto de perfil José Antonio Giménez S

José Antonio Giménez S

Profesor de Filosofía

cargando votos....
Foto de perfil Alejandra Arratia

Alejandra Arratia

Coordinadora nacional, Unidad de Currículum y Evaluación, Mineduc

cargando votos....

Carta de José Antonio Giménez S

26 agosto 2016

“La educación ciudadana busca algo profundamente distinto de la asignatura de filosofía: mientras que la primera pretende que los estudiantes tengan los valores mínimos que la sociedad democrática reconoce como fundamentales (valores y contenidos que, no está de más decirlo, sufrirán variaciones de gobierno a gobierno), la filosofía, al contrario, no intenta justificar una posición oficial, sino más bien promover que el alumno por medio de la reflexión privada y del diálogo compartido vaya más allá de las obviedades y de las ideologías que gobiernan el statu quo.”

Estimada Alejandra,

El 24 de agosto, en entrevista en La Tercera, entregaste -como coordinadora de la Unidad de Currículum y Evaluación del Mineduc- una respuesta a las críticas que ha suscitado el proyecto de eliminación de la asignatura de Filosofía del plan común.

En esa respuesta señalas que la absorción de la asignatura de Filosofía por la de Educación Ciudadana no implicaría un menoscabo en la enseñanza de la Filosofía, pues en la nueva asignatura se enseñarían, entre otras cosas, fundamentos filosóficos de la democracia y ética política. Esta explicación da lugar, en mi opinión, a falsas expectativas.

De tu afirmación se infiere que serían los profesores de filosofía los que se harían cargo de la nueva asignatura de Educación Ciudadana. Sin embargo, la ley 20.911 que crea el Plan de Formación Ciudadana no dice absolutamente nada al respecto. Y es entendible que sea así, cuando los contenidos de este plan sólo parcialmente podrían ser satisfechos por un profesor de filosofía y requerirían, como señala la misma ley, la formación de docentes que satisfagan los contenidos y objetivos de la nueva asignatura.

Tu justificación de la política del Mineduc promueve, a su vez, otra falsa expectativa, que se hunde en las raíces mismas del proyecto y cuyas consecuencias pueden ser bastante más dañinas que dejar a algunos profesores sin trabajo. Se trata de la expectativa de que la “Educación Ciudadana” podría asumir los contenidos y las habilidades desarrolladas en la asignatura de Filosofía. Que esto ocurra no sólo no parece ser muy posible, sino que tampoco parece ser del todo deseable. Además de las disciplinas filosóficas que no son ni tangencialmente consideradas (historia de la filosofía, lógica, epistemología, etc.), la educación ciudadana busca algo profundamente distinto de la asignatura de filosofía: mientras que la primera pretende que los estudiantes tengan los valores mínimos que la sociedad democrática reconoce como fundamentales (valores y contenidos que, no está de más decirlo, sufrirán variaciones de gobierno a gobierno), la filosofía, al contrario, no intenta justificar una posición oficial, sino más bien promover que el alumno por medio de la reflexión privada y del diálogo compartido vaya más allá de las obviedades y de las ideologías que gobiernan el statu quo.

Es posible que el plan de formación ciudadana presuma asumir la tarea de la filosofía, porque, cómo esta, busca promover el “pensamiento crítico”. El filósofo sabe, sin embargo, que pensar críticamente (o mejor: pensar bien) no es una mera habilidad formal que se desarrolla con independencia del estudio y comprensión de los grandes sistemas de pensamiento que han existido, sino que más bien es a través de este trabajo que el pensar alcanza su autonomía. La filosofía proporciona sin duda el espacio de libertad de pensamiento que es condición de una ciudadanía participativa; sin embargo, esa libertad deja de existir, tan pronto la filosofía se vuelve esclava de ese fin.

Resumiendo, creo que tu aclaración Alejandra del nuevo proyecto curricular del Ministerio de Educación deja lugar a dos lecturas posibles: o bien que el nuevo currículum elimina efectivamente la asignatura de filosofía porque al Mineduc le parece inútil para la formación integral del alumno o bien que, no siendo eliminada esta asignatura, se le privará de su autonomía fundamental. No hay que ser muy suspicaz para reconocer en ambos cuernos de la disyuntiva el exilio de la filosofía de la educación pública chilena.

José Antonio Giménez, profesor de filosofía

2 Comentarios

  1. Ya hasta me está dando un poco de pena todo lo que le han salido a pegar a los funcionarios del ya maltrecho Mineduc por el grosero error que han cometido con esta nueva propuesta curricular, desde figuras públicas hasta simples ciudadanos a través de redes sociales. Pero es necesario: que los tecnócratas se enteren que los defensores de la filosofía y las humanidades, en general, estamos cada vez más organizados y que afortunadamente nuestra sociedad aún conserva algún sentido acerca de la importancia de éstas. Estamos atentos a cualquier nueva ofensiva y de a poco iremos coordinándonos para ir recuperando el terreno perdido.

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.