1

Intervencionismo: metiendo la mano en el bolsillo de los electores

Foto de perfil Pablo Terrazas

Pablo Terrazas

Secretario General Unión Demócrata Independiente (UDI)

cargando votos....
Foto de perfil Mario Fernández Baeza

Mario Fernández Baeza

Ministro del Interior

cargando votos....

Carta de Pablo Terrazas

10 diciembre 2017

Santiago, 10 de diciembre de 2017

Sr. Mario Fernández
Ministro del Interior

La frontera entre difundir la gestión gubernamental y el proselitismo político es difusa. Esa porosidad ha sido aprovechada con descaro y de forma abusiva por la administración de Michelle Bachelet para favorecer de distintas formas y en reiteradas ocasiones al candidato del oficialismo, Alejandro Guillier.

Los ejemplos sobran. La propia Mandataria ha realizado ya cuatro actos públicos junto al abanderado de la Nueva Mayoría; el Ejecutivo irresponsablemente acelera la tramitación de proyectos de ley en la hora nona para intentar obtener provecho político; intendentes regionales envían instructivos a los funcionarios públicos para que hagan campaña en favor del senador por Antofagasta; la vocera de gobierno transformada en altoparlante del comando del ex conductor de noticias. Y así, la lista es larga.

Este activismo de La Moneda por Guillier no solo revela la desesperación de ese sector de la izquierda por mantenerse en el poder, sin importar los medios para lograrlo, sino que además deja en evidencia un hecho más grave: una concepción errada y una deformación cultural respecto a lo que es el Estado y cómo debe ser administrado.

Cuando un grupo de dirigentes, pertenecientes a un determinado bloque o lote político, se siente propietario del Estado, y que por lo mismo, cualquier acción es válida para retener el poder, estamos en presencia de una aberración que le hace mucho daño al país.

Parafraseando al candidato Guillier, quien a su vez repitió una frase expresada por el autócrata Nicolás Maduro, ese tipo de prácticas supone “meterle la mano en el bolsillo a los electores”, con el consiguiente perjuicio para el normal desarrollo del sistema democrático.

Porque ocupar el aparato del Estado, incluyendo personal y recursos públicos, para hacer campaña política en favor de un determinado candidato, es una forma de intentar torcer la voluntad de los electores en las urnas, distorsionando la competencia electoral. A su vez es una expresión más de una lógica perversa instalada en el corazón del Estado, que impide que gran parte de las políticas públicas sean de largo plazo y se orienten hacia el bien común, ya que determinados gobiernos se sienten con la atribución de desarmar o rehacer lo que hicieron sus antecesores, aun cuando se trate de buenas políticas.

En los países con democracias maduras, los gobiernos de turno mantienen neutralidad en los procesos electorales, cabiéndole como rol principal el garantizar la normalidad de las campañas y comicios, pero en ningún caso un intervencionismo desatado como el que se ha digitado desde La Moneda en esta oportunidad.

Esto, además, habla mal de nuestras instituciones, que debido a su debilitamiento paulatino han dejado de ejercer un control adecuado sobre los distintos órganos del Estado, provocando que situaciones de este tipo, como el intervencionismo electoral del gobierno, se vayan naturalizando y queden sin sanción alguna.

Siendo evidente que desde la administración central no va a existir interés ni voluntad por frenar estos actos, son los partidos políticos opositores y la ciudadanía los llamados a denunciar estos graves hechos y ejercer presión para que no se repitan. Incluso acudir a la Contraloría General de la República las veces que sea necesario para que el Ejecutivo no siga incurriendo en estas prácticas maliciosas.

Pero pese a todo este intervencionismo, en Chile Vamos tenemos la confianza de que los electores no se van a dejar arrastrar por “cantos de sirena”, y este 17 de diciembre van a votar en conciencia, y mayoritariamente por Sebastián Piñera. Estamos seguros de que el sólido programa de gobierno de nuestro candidato, y el anhelo de millones de chilenos de mejorar su calidad de vida, permitirán que triunfemos en la segunda vuelta.

Este será el mejor antídoto frente a quienes pretenden cercar el Estado y apropiarse de él con múltiples artimañas, haciendo del intervencionismo electoral una práctica habitual con el propósito de perpetuarse en el poder.

Pablo Terrazas
Secretario General UDI

0 Comentarios

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.