1

Google y la Digital News Initiative

Foto de perfil Sebastián Massa Slimming

Sebastián Massa Slimming

Cientista político

cargando votos....
Foto de perfil Pedro Huichalaf

Pedro Huichalaf

Subsecretario de Telecomunicaciones

cargando votos....

Carta de Sebastián Massa Slimming

12 junio 2015

Estimado señor Huichalaf:

La Digital News Initiative, una alianza entre Google y los principales editores de noticias europeos (El País en España, Les Echos en Francia, The Guardian, Reino Unido, La Stampa en Italia, Die Zeit en Alemania, entre otros), tiene por objeto “ofrecer soporte a un ecosistema sostenible y promover la innovación en el periodismo digital”. Esta alianza, que se constituye para ofrecer un periodismo de alta calidad (mediante las tecnologías de información y comunicación) ha traído consigo diferentes polémicas, que de por sí levantan un debate sobre si estaremos en presencia del futuro monopolio digital de la información.

Hay voces críticas (me incluyo) que sostienen que el acuerdo firmado no fue más que una forma de aplacar, ceder y conciliar los conflictos que la empresa global ya ha tenido con las principales cadenas de noticias sobre comportamientos anticompetitivos (concretamente, prácticas monopolísticas) y la distorsión de los resultados en Internet.

Sin embargo, el problema no descansa solamente en lo anterior, sino también en el hecho de quiénes son los que mejor se beneficiarán y posicionarán con dicha iniciativa. El acuerdo firmado abarca tres ámbitos: desarrollo de productos, apoyo a la innovación y formación e investigación. Destinando 150 millones de euros para proyectos de periodismo digital, Google en conjunto con un grupo asesor de editores serán los que decidan a dónde se dirigirán los recursos. De modo tal que la interrogante que es necesario realizarse es si efectivamente estamos presenciando un nuevo modelo de negocios que para Google signifique el fin de los conflictos y la expansión de su monopolio, para los medios tradicionales una ganancia extra, dada las potencialidades que les puede brindar las tecnologías digitales para transitar hacia la era de la información digital, y para los medios digitales una presunta pérdida de libertad editorial en caso de acceder a la mentada alianza.

En consecuencia, en un mundo globalizado, donde las conexiones cada día son más extensivas, donde paulatinamente asciende el número de personas que navega por redes sociales y crece el consumo de diarios electrónicos digitales, lo que está en juego es un nuevo modelo de negocios, donde algunos se verán favorecidos y otros se verán en la orilla diametralmente opuesta. Google y la Digital News Initiative es una relación que contribuirá eventualmente al monopolio de la información. Y no sólo eso: es el reconocimiento de que el mercado y la industria de los medios está transitando hacia una nueva era de información (a propósito de la Web 2.0) que demuestra poco a poco la preferencia de las personas no por el “papel”, sino que por la red de información digital.

Justamente por todo lo planteado, Chile no puede estar ajeno a dicha discusión (a pesar de lo distante que pueda ser en principio), a la luz de que existe una legislación a medias respecto a la regulación de la propiedad de los medios de comunicación y sobre el convenio marco de avisaje estatal (publicidad oficial). En efecto, las cifras demuestran que la propiedad de los medios de comunicación está depositada en dos grandes grupos económicos: por una parte, el Consorcio Periodístico de Álvaro Saieh (Copesa), y por el otro, El Mercurio de Agustín Edwards. Estas cifras ya han sido estudiadas por la Auditoría a la Democracia del PNUD (2014) y los informes del Country Reports on Human Rights Practices del 2013. Del mismo modo, el “convenio marco” muchas veces se presta para el ejercicio arbitrario en la toma de decisión, producto de la inexistencia de criterios justificados para determinar la selección de medios (qué medios es adecuado para la publicidad oficial y cuál no). Es decir, no hay un principio rector que asegure un estándar de transparencia en las inversiones que realiza el Estado para la ejecución de un gasto de forma eficiente, violando los principios de probidad, vulnerando el derecho a la igualdad de competencia y negando el pluralismo en los medios.

2

Carta de Pedro Huichalaf

23 junio 2015

El Sr. Huichalaf respondió que no participará en el presente debate, sin dar mayores motivos para ello.

0 Comentarios

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.