1

¿Debemos legalizar la marihuana en Chile?

Foto de perfil Patricio Labatut

Patricio Labatut

Gerente general Global partners

cargando votos....
Foto de perfil Ricardo Lagos E

Ricardo Lagos E

Ex presidente de la República

cargando votos....

Carta de Patricio Labatut

09 junio 2016

“Cuando quedan años para que los países que han legalizado el consumo puedan encontrar los pros y contras de esta medida, lo que ya está claro es que un “fácil acceso” dispara el consumo, especialmente entre los más jóvenes, causando más accidentes de tránsito, laborales y mayores costos en salud pública asociados al consumo de marihuana.”

Estimado señor Ricardo Lagos:

En momentos en que Chile desarrolla la mayor cosecha de marihuana de toda Latinoamérica y mientras se discute la despenalización de su consumo, creemos que no sólo debemos evaluar los eventuales impactos positivos, sino también los problemas que ha provocado esta decisión en otros países, para elaborar un proyecto de ley que aborde las consecuencias negativas de esta legalización en nuestra sociedad.

Respecto a lo que usted ha expresado públicamente, que la penalización no evita el consumo y el consecuente empoderamiento y enriquecimiento de los carteles, estamos de acuerdo. Descriminalicemos el consumo para no seguir enriqueciendo este imperio que financia terrorismo y delincuencia, pero algo muy distinto es legalizar el autocultivo para que la marihuana la produzcan nuestros hijos en el patio de la casa y pase a estar en la mesa junto con drogas como el alcohol, el tabaco y otras. La legalización de la marihuana en el Estado de Colorado, por ejemplo, ha elevado el consumo de la población, especialmente entre los jóvenes, en más de un 30% (1) promedio anual sobre la media del consumo país, y ha elevado las muertes por accidentes de tránsito que dan positivo a marihuana en más del doble (2) en los últimos años.

Aun cuando quedan años para que los países que han legalizado el consumo puedan encontrar los pros y contras de esta medida, lo que ya está claro es que un “fácil acceso” dispara el consumo, especialmente entre los más jóvenes, causando más accidentes de tránsito, laborales y mayores costos en salud pública asociados al consumo de marihuana.

¿Qué pasará con la salud, la seguridad y el desempeño laboral de nuestros trabajadores? Las empresas en Colorado, como en la mayoría de los estados norteamericanos, se rigen bajo una regulación que las ampara en cuanto a no tolerar ningún tipo de consumo de drogas en el lugar de trabajo, ni empleados laborando bajo sus efectos. ¿Cómo se pretende resguardar eso en nuestro país?

Otro de sus argumentos es que la marihuana es menos adictiva que el tabaco y el alcohol, pero debemos convenir en que “menos adictiva” no quiere decir “segura” o “no adictiva”. Quizás ya no podemos hacer mucho contra las grandes industrias tabacaleras y licoreras, pero ¿por qué sumar a otro enemigo como es la marihuana? ¿Bien mayor (carteles) por un mal menor (consumo libre)? Se ha desinformado a la población aseverando, por ejemplo, que “el riesgo de dependencia y toxicidad con marihuana son menores que con el café” o que “la marihuana verde es mucho más natural que la prensada, va a dañar muchísimo menos la salud de un consumidor”. Esto, aun cuando todas las sociedades médicas de Chile y el mundo lo han desmentido. Lo anterior ha provocado, según la encuesta de Adimark de hace unos meses, que sólo un 24% de los jóvenes declaren que el consumo de marihuana es algo dañino para la salud contra un 84% que declara que el tabaco lo es.

Por otra parte, y lo cito respetuosamente, “si, además, acompañamos esta medida por una intensa y efectiva campaña de prevención, como la que se realizó en su momento con el tabaco, los principales consumidores de marihuana —jóvenes entre 15 y 24 años— comprarían de manera regulada e informada”, pero el proyecto de legalización de marihuana es de autocultivo y no de compra y venta regulada. Y si así fuera, nuestra sociedad, y me refiero a la chilena, no a la uruguaya o la portuguesa, ¿está preparada para una venta regulada de una droga como la marihuana si aún no hemos sido capaces de fiscalizar el consumo de drogas en conductores?

Para muchos, la prohibición es sinónimo de atracción, pero en algo debemos estar de acuerdo: si fuera por eso, hay muchas conductas individuales que debiésemos dejar de prohibir para que no sean “tentadoras”. El problema con el que lidian los países que han legalizado el consumo medicinal o recreacional de la marihuana —como lo hizo recientemente Estados Unidos— es cómo regularlo y fiscalizarlo para que una libertad individual no afecte la seguridad y salud de los demás.

Antes de dar este paso, debemos tener efectivos sistemas de control del consumo en carreteras, en espacios laborales, etc., para que el consumo recreacional o terapia de unos no se transforme en el perjuicio de otros. Chile no se debe convertir en un “conejillo de indias” para aprender de los impactos de la legalización de las drogas, principalmente porque aún quedan pasos por cumplir para que esta ley sea abordada de la mejor manera.

Patricio Labatut

(1) Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA), National Survey and Drug Use and Health.
(2) National Highway Transportation Safety Administration (NHTSA), Fatality Analysis Report System (FARS).

8 Comentarios

  1. La ignorancia en estos temas es sorprendente, pero no la ignorancia en cuanto a lo científico que por lo demás es mucha, sino más bien el total desconocimiento de cómo se accede a la marihuana y no hablo de su acceso en los patios de universidades o en recitales, hablo de esos viajes en bicicleta que hacen día a día los jóvenes hacia las poblaciones más peligrosas de Chile, donde en el camino se les ofrece pasta base, cocaína, alcohol, pastillas, etc. donde deben sortear la violencia de los traficantes y vendedores, donde deben sufrir el abuso policial y todo para comprar un “pito” de “prensado”. Ellos no pueden plantar en sus casas, ellos son los que no pueden pagar por un gramo de cogollos

  2. El Sr Labatut dice que debemos esperar que “otros países”evalúen los efectos de legalizar marihuana. Tomar decisiones de salud pública esperando que harán otros es una mentalidad mezquina y limitada.
    Si quiere saber de una experiencia de largo plazo, vea que pasa en Holanda, donde el consumo y venta es “tolerado” desde hace mas de 40 años. Es uno de los países con menor consumo en Europa, al menos menos que Francia y España.
    Ninguna droga es “sana”, pero perseguir el consumo y autocultivo es una pelea perdida, en lugar dedicar recursos policiales a drogas verdaderamente peligrosas como pasta basa, heroína y cristal.
    Hay un mundo más grande que el estado de Colorado

  3. Los prejuicios a la hora de transformaciones son los mas perjudiciales.
    Satanizar la marihuana a estos niveles de absurdo es como suponer que quienes beben alcohol van borrachos conduciendo y bebiendo escondidos en los baños de las oficinas.
    En cuanto al rendimiento laboral se ha demostrado tanto en el café como en otras drogas que levantan el animo.
    Y respecto a los estados de conciencia bajo estas premisas tambien el Amor debiera ser regulado ya que bajo sus efectos se han visto genios convertidos en estupidos.
    Creo no es necesario vivir con miedo y en alarma, bien nos educaron con la responsabilidad de las drogas legales, la marihuana solo es dañina para la industria farmaceutica.

  4. Es lamentable que actualmente los consumidores de marihuana tengan que recurrir al mercado negro para poder consumirla. ¿Cuál es la propuesta del Sr. Labatut (los invito a “googlear” Global partners) entonces? ¿Dejar las cosas como están? ¿Que aquella persona que necesita o simplemente quiera consumirla (ya sea de forma medicinal o recreativa) deba recurrir al mercado negro para adquirirla? ¿Cuál es el temor a despenalizar el autocultivo? Se habla de proteger a los adolescentes, sin embargo estos adolescentes actualmente están consiguiendo marihuana en el mercado negro, expuestos a la delincuencia y a la tentación de adquirir otras drogas que son altamente perjudiciales a la salud.

  5. ¿Cuál es la objetividad del autor del artículo?, si su negocio personal es precisamente vender productos para controlar el consumo de drogas de las empresas. Con la legalización su negocio es el principal afectado…cero antecedentes científicos en sus comentarios….sus comentarios están basados en prejuicios mal intencionalmente utilizados… ¿Qué pasa con los trabajadores que tienen en sus tratamiento el uso de medicina a base de CBD de la cannabis?

  6. Si es por peligrosidad de la droga, entiendo que no produce alteración de conciencia como lo hace el alcohol , si produce mayor sensibilidad, conexión emocional y apertura a sentir estímulos. No conozco personas que se pongan violentas y fuera de control. Se le ha condenado precisamente por estos efectos en sociedades centradas en el control de la conducta, donde el borracho , con pérdida del control y lucidez, queda descalificado apriori, no así el drogado con marihuana que está conciente de si. ¿Cuál es el temor o preocupación sobre la eventual aceptación del consumo de esta droga? Si sus efectos son menos adversos que el alcohol, ¿No será mas un prejuicio que un verdadero riesgo?

  7. Es fácil y, al mismo tiempo, irresponsable, hacer políticas públicas sin un estudio de por medio, sin consultar a los especialistas en la materia. Esto sucede en el caso de la eventual legalización de la marihuana. Una vez más, la clase política, si bien no en su totalidad pero en gran parte, va a tomar una decisión irresponsable. Un punto clave, si se quiere entender un poco del asunto, y quien escribe no es un especialista en la materia: tanto el alcohol como el tabaco, si se consumen moderadamente, no hacen daño. No podemos decir lo mismo de la marihuana y otras drogas. Estas siempre te van a afectar tu estado de conciencia, afectando no solo tu vida laboral, sino más ámbitos.

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.