1

De la crisis económica a la crisis política

Foto de perfil PS Trabajadores

PS Trabajadores

Diputados, Partido Socialista de los Trabajadores

cargando votos....
Foto de perfil Pedro Aguirre Cerda

Pedro Aguirre Cerda

Político chileno

cargando votos....

Carta de PS Trabajadores

29 noviembre 1940

Santiago, 29 de noviembre de 1940

Excmo. Señor don Pedro Aguirre Cerda

Excelentísimo señor:

El Secretariado Nacional del Partido Socialista de Trabajadores nos ha autorizado para explicar a S.E. el leal alcance de la cooperación que nuestro partido está dispuesto a seguir dispensándole, frente a la grave situación política por que atraviesa el país. La actitud de la derecha, al pretender crear un estado de desaliento y de alarma que puede precipitar a nuestra nación por el despeñadero del fascismo o entregarla violentamente a cualquier otro régimen de fuerza, nos mueve a ubicarnos en el lugar que nos corresponde.

En abril del presente año, por divergencias de apreciación doctrinaria y por cuestiones internas, recibimos el mandato de las seccionales socialistas que representábamos en el Parlamento, de colocarnos al margen de la directiva del Partido Socialista y de recuperar el Partido para su doctrina, desviada a juicio de esas seccionales por la forma en que se llevó a la realidad política el mandato del VI Congreso Socialista.

Esta actitud fue mal interpretada por los partidos que forman la combinación que apoya al Gobierno, dando lugar a numerosas y dolorosas incidencias, con la notoria parcialidad de algunas autoridades. En esta lucha perdieron su vida varios de los nuestros, otros quedaron heridos, muchos fueron separados de sus cargos y no pocos sufrieron la repercusión de estos hechos en sus sindicatos o en sus gremios.

Desde el 10 de mayo de 1940, fecha de la fundación del Partido Socialista de Trabajadores, redoblamos nuestra acción para que se cumpliera el programa del Frente Popular, contenido en los conceptos de libertad, bienestar, defensa del patrimonio público, independencia política y económica, conceptos que oponemos a todas las formas de dictadura, de pauperización individual o colectiva y de imperialismo. Redoblamos esta acción, consecuentes con nuestra conducta anterior al 25 de octubre, porque habíamos actuado hasta ese día en las filas de mayor riesgo para lograr el triunfo de S.E. como candidato a la Presidencia de la República y para asegurar el cumplimiento de su programa.

En la Cámara de Diputados pusimos nuestra voz y nuestros votos al servicio, como antes, de aquellas iniciativas legales del Ejecutivo que decían relación con el mejoramiento de la situación económica de los funcionarios públicos y su estabilidad en la administración.

A pesar de ello se ha persistido en identificarnos con la derecha.

La reciente determinación de la derecha de abstenerse de concurrir a los próximos comicios electorales constituye para la ciudadanía una advertencia seria y un desafío franco, con grave repercusión internacional. Esto obliga a todos los sectores populares a unificar la izquierda contra la embestida antidemocrática que se organiza activamente.

En esta virtud, consideramos que por encima de todo debe encauzarse y salvar el proceso de liberación iniciado por el pueblo de Chile el 25 de octubre de 1938, para que S.E. pueda realizar una acción efectiva en alivio de la angustia económica de la población, reflejada en los salarios, subsistencia y previsión social.

En mérito de lo anterior y consecuentes con nuestra línea socialista, expresamos públicamente nuestra voluntad de cooperar a las iniciativas de S.E. en beneficio del pueblo, sin renunciar por ello a la obligación de que estamos investidos, por mandato popular, de fiscalizar aquellos actos que no se avengan con los principios de probidad, sobriedad y trabajo, que deben regir la administración pública, como ejemplo dignificador de la nacionalidad.

Esperamos que esta declaración espontánea ha de servir para poner término a la controversia que existe entre partidos de igual ubicación política y a las incidencias provocadas por hombres de una misma condición clasista, que debieran estar unidos, históricamente, en la lucha por su emancipación económica y social.

Con sentimientos de nuestra más alta consideración, nos suscribimos de V.E. como sus atentos SS.SS.

César Godoy
Carlos Rosales
Natalio Bergman
Jorge Dowling
Emilio Zapata

2

Carta de Pedro Aguirre Cerda

10 diciembre 1940

Entre el 29 de noviembre y el 10 de diciembre de 1940

Señores
César Godoy Urrutia, Dr. Natalio Berman,
Emilio Zapata, Carlos Rosales y Jorge Dowling.
Cámara de Diputados

HH. Diputados y amigos:

El momento presente es difícil, no porque puedan temerse perturbaciones del orden público que las fuerzas encargadas de su mantenimiento reprimirían severa y lealmente, cualesquiera que fueran los sectores que las ocasionaran, sino porque todo ambiente de inquietud trastorna la normalidad económica que hoy debemos preservar con todo el empeño de nuestro patriotismo.

El Gobierno ha hecho todo lo que le ha sido posible en pro del cumplimiento del programa del Frente Popular, de acuerdo, naturalmente, con sus recursos y facultades legales. Si se hubiera salido de los postulados de ese programa y hubiera procurado realizar exclusivamente las aspiraciones de determinados partidos o corrientes políticas, habría quitado a ese mismo programa su elevado espíritu social, su sentido nacional, para hacerlo servir anhelos o propósitos contemplados en él.

Mi lealtad ha sido máxima con respecto a los partidos y entidades que contribuyeron a mi elección, pero Uds. habrán observado que no he tenido en todos los sectores la debida correspondencia, ya que elementos o partidos que no comparten la responsabilidad gubernativa se han colocado —próximas ya las elecciones generales— en la cómoda situación de censores que critican el que no haya una mayor celeridad en las actividades realizadoras, lo que significa desconocer, por una parte, el programa mismo de la convención que me proclamó candidato presidencial y, por otra, las circunstancias de no contar con una mayoría parlamentaria suficiente para imponer el cumplimiento de nuestras aspiraciones. El cargo podría volverse en contra de los que lo formulan, ya que podría decirse de ellos —si olvidáramos que constituyen minoría en el Congreso— que no despachan debidamente los proyectos del Ejecutivo.

El Presidente de la República no cree necesario ni leal abandonar el superior criterio nacional que informó la redacción del programa de abril de 1938. No es la destrucción de lo existente lo que se me encomendó realizar, sino su mejor ordenación, a fin de hacerlo servir al interés de todos, mediante la satisfacción más completa de las necesidades generales. No aceptaré, por ningún motivo, una acción partidista desorbitada que pudiera producir perturbaciones en nuestra economía, ya que no puedo ser instrumento de pasiones, sino un honesto y consciente ejecutor de un programa convenido en bien del país. Siempre he comprendido que esta actitud me habrá de acarrear incomodidades de todo género, pero no estoy dispuesto a ceder.

Hasta hoy, no he sabido de una sola crítica seria, que en forma concreta me haya hecho comprender que he dejado de utilizar mi potestad legal en el cumplimiento de algunos de los puntos del programa que prometí llevar a la práctica y en cuyo torno se agrupa la mayor parte de la ciudadanía.

Celebro, pues, altamente el espíritu patriótico en que Uds. se colocan y que se compadece con la necesidad de unir voluntades en el servicio de la nación. No he intervenido ni intervendré en las actividades de los partidos, pero estoy cierto de que la actitud de Uds., manifestada en los términos de su atenta carta, significará un factor de concordia entre los que anhelan el progreso de la República.

Muy agradecido de la deferencia de Uds., me suscribo como su amigo Affmo.

Pedro Aguirre Cerda

0 Comentarios

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.