1

De la casa y otros trámites

Foto de perfil Eduardo Frei Montalva

Eduardo Frei Montalva

Abogado – Presidente de la República de Chile 1965-1970

cargando votos....
Foto de perfil Gabriela Mistral

Gabriela Mistral

Poeta, diplomática y pedagoga. Premio Nobel de Literatura 1945

cargando votos....

Carta de Eduardo Frei Montalva

22 mayo 2017

Santiago, 27 de Julio de 1939

Gabriela:

            Hace ya largo tiempo que no recibo carta suya. Comprendo que estará muy ocupada. Sin embargo necesito hablarle de sus asuntos. Usted me encomendó vendiera su casa en La Serena a su hermana en las condiciones que usted sabe: $60.000 pues cinco mil habría que devolverle a ella. Me mandó los títulos de propiedad que están en mi poder y que están en regla. Desgraciadamente la Caja tiene suspendidas todas las operaciones. El Gobierno parece necesitara de estos fondos o la Caja actualmente no tiene disponibilidades, o bien, como se anuncia la piensan reorganizar, el hecho es que no prestan ni un centavo para ninguna operación. Esto se lo he comunicado su hermana que está muy nerviosa por ésta razón. Usted ve que a mí es imposible hacer nada.

Respecto a su casa de Huemul, estoy en la situación siguiente. Usted supo lo que me costó obtener la rendición de cuentas y entrega del dinero. El dinero me lo entregaron en un cheque y se lo remití oportunamente. Cuentas no me han dado ni me han dicho porqué se me entregó esta suma. En lo que se refiere a la casa me han mandado la renta de dos meses, no me han dicho cuánto es el retraso, ni he podido conseguir se me entregue oficialmente la casa. Tampoco tengo los títulos de esta propiedad. Supongo los tendrá don Pedro. Con él es imposible hablar y me ha dicho que me entienda con un señor C. que me obliga a ir periódicamente a su Oficina y hasta tiene la impertinencia de mandarme a decir con el mozo que está ocupado y que no puede atenderme.

Yo creo que lo mejor sería le escribiera usted a don pedro, rogándole de orden a este señor me entregue la casa y los títulos y me diga el estado actual de los pagos. Yo he recibido hasta ahora doscientos cincuenta pesos más cincuenta con que pagué la contribución semestral. Si le interesa vender esta es la única manera. Avíseme por el mismo correo que le escriba a don pedro, o bien a la Sra. Juanita y puede decirle me llame por teléfono. Por este mismo conducto podría obtenerse la Caja diera curso a la operación.

Yo de estos trámites he dado cuenta a su hermana para que no crea que no es falta de voluntad mía.

Perdone la moleste, pero hay que hacerlo. Le ruego contestarme precisamente sobre estos asuntos que someto a su consideración.

De aquí poco puedo contarle. En general la situación es tranquila y tiende a afirmarse. El Gobierno es muy fuerte. No hay peligro de trastorno alguno y en general creo esto tiende a normalizarse. Todo lo que se diga en contrario es infundado. La Derecha no tiene elementos para derrocar al Gobierno. Ibáñez ha perdido mucho terreno. De parte de la izquierda extrema no hay peligro inmediato porque están muy divididos socialistas y comunistas que se combaten sorda, pero tenazmente. Don Pedro no lo hace mal. Es la desgracia que está muy amarrado con los de izquierda que hacen política chata, no resuelven nada y sólo se preocupan del reparto del botín administrativo en forma que avergüenza. El país así tiene que decaer y da pena por Chile. No se ve ni el vislumbre de hacer una política amplia, nacional, de algún vuelo.

Yo le renuevo una petición. Si ve a Maritain, consígame una fotografía con su firma. No colecciono autógrafos, pero quisiera tener la imagen de un hombre a quien tanto quiero y que ha ejercido tanta influencia entre nosotros.

En Falange siempre la recordamos. No nos olvide usted.

 

2

Carta de Gabriela Mistral

22 mayo 2017

Querido amigo Frei:  Después de su anterior, quedé esperando los originales de su libro. Le contesté una larga carta diciéndole que, muy honrada y contenta, yo le haría ese prólogo. Supongo que tendrá mucho trabajo. No tarde más de quince días la remisión. Yo tengo un visiteo tremendo, a pesar de la distancia de Río en que estoy, y la gente me lleva dos tercios de mi tiempo.

Tengo que darle aviso de una diligencia que no quiero se vaya a malograr porque no sea continuada. Escribí al Presidente diciéndole que, como se me ha rebajado un tercio –es más– de mis entradas y necesito instalar una oficina con decoro después de haber instalado mi casa, necesito que el Gobierno me permita la salida de aquel dinero de mi casa, a lo menos por el valor de dos mil dólares. Me contestó con una gran prisa y me dice esto: “He confiado al Subsecretario su diligencia, con instrucciones de que haga la tramitación necesaria para que sus deseos sean enteramente satisfechos”.

Sé la lentitud y los atascos de la máquina administrativa, como lo saben todos aquí. Si usted no va a ver al señor Marcelo Ruíz, aquello dormirá. Es necesario aprovechar enseguida la buena voluntad del Presidente y eso le ruego, que pase usted a ver a este señor, a quien el Presidente me dijo antes de haberme recomendado para todos mis asuntos. Una vez más, haga por mí este sacrificio de su tiempo.

Mi hermana está con una pierna paralizada. Ella es muy activa para con mis cosas, pero ya no debe ocuparse de nada más. En su última carta me dice que no sabe de los últimos trámites de la venta de la casa mía a ella y que desea para testar a mi favor. Ojalá usted, en cuatro líneas, le diga si la venta ya se verificó.

Deseo que el resto del dinero de dicha venta se emplee en comprar, al cambio corriente, los dólares que sea dable, después de que usted haya tomado de allí la cantidad destinada a la Falange y la que a usted le corresponda por sus diligencias. Todo el resto se destinará a cambiarlos a dólares y a mandármelos ESTO ES MUY IMPORTANTE no en cheque contra ningún banco brasilero sino a la orden del City Bank de Nueva York. Le explico: un cheque que venga contra Brasil, debe ser cambiado aquí al cambio oficial, que es malísimo; un cheque contra EE.UU., se vende aquí mismo, en el mercado libre, con una diferencia de cinco pesos chilenos por dólar, lo cual hace una diferencia enorme. Voy a pedir por teléfono el dato del precio del dólar en cambio oficial y en cambio libre en Chile a la Embajada y si lo saben precisaré más los datos al pie.

Mi hermana no me dice nada de la venta de la casa de Huemul. Ojalá usted supiese algo. A mí me importa salir de esa casa que no me ha dado sino molestias y que don pedro abandonó a la trampa de aquella gente que volvió pocilga una casa enteramente nueva.

Aquí estamos, mi amigo, de duelo por los sucesos de Europa. Cuando le digo estamos, es que le hablo de mi casa; en otras partes, en la casa de nuestros parientes…están muy felices de la catástrofe. Se necesita estar imbecilizado para alegrarse de lo que viene. Hoy mismo trae la prensa textos de la prensa de Berlín sobre la próxima acción interoceánica. Si las cosas no cambian de raíz por allá, en nuestra tierra, caeremos de bruces en lo colonial, con gran regocijo de los necios delictuosos que nos sacrificarán a todos. Son cosas que no caben en la cabeza, pero tan reales que dan escalofrío. Ojalá su gente diga la verdad de una manera quemante, para salvar su responsabilidad y para punzar las conciencias dormidas en un sopor hecho de tontería, pues yo prefiero creer que no son traidores, aunque estén haciendo una obra de tales.

Nunca supe si le llegó aquel poema de Finlandia, mandado para su diario. Me interesaba hacerlo llegar a los focos de comunistoides y lo repartí por la América con ese deliberado deseo.
Francia parece perdida. Para mí no es novedad lo ocurrido, pero contra la realidad de todo lo visto, yo me esperaba algún recurso de última hora.

Acúseme recibo de mis cartas, para saber si le llegan. En este momento del mundo es muy necesario, amigo mío querido, que nos comuniquemos; más que nunca eso es una necesidad.

Escribí a D. Pedro una larga carta que le traté de la traición comunista en Francia, antes de la debacle y detallándole punto a punto la tragedia civil y militar de ese país. Mandé la carta con don Max Errázuriz. Mucho después fue mi carta sobre ese dinero. He contestado esta en seguida y de la anterior no me dice una sola palabra. No me importa nada el que no me oiga, me basta con que las lea o se las lean: en poco más le mandaré otra respecto de los sucesos que se nos vienen encima y de los proyectos yanquis de un Ministerio Nacional para afrontar la situación. Ojalá eso se haga en EE.UU. y en algunos de nuestros países, pues el Pres. tendría hechos en que basarse para hacer lo mismo allí, si es que se da cuenta cabal de que es lo único dable en una hora como la presente.

No se consigue la comunicación con la Embajada. Yo iré allá mañana y tendré ese dato

En mi interior creo haberle dado, mi amigo, las razones que tengo para movilizar ese dinero. Le repito que el cheque o los cheques deben ser contra Nueva York y no contra Brasil.

Le escribo en este estilo de telegrama pour faire rapide.

Un abrazo de su amiga fiel que le piensa constantemente.

Dirección de la casa: Av. de Tijuca, 1505, TIJUCA, RÍO DE JANEIRO, BRASIL.

Río, 4 de junio, 40.

Gabriela Mistral

P.S. Hallo oscura la carta en lo que toca al dinero. Es esto: obtener con el Sub. Sec. el cambio oficial para los mil dólares. Lo que quede, reducido lo que indico, emplearlo en comprar otros dólares al cambio negro. G.

1 Comentario

  1. En el intercambio epistolar de 1939, hay valor político histórico.
    En Frei, hay referencias directas a Maritain e indirectas al Gobierno de Pedro Aguirre Cerda. Un discurso moderado, aludiendo a la derecha y a los extremismos de izquierda. Mistral por su parte, se queja de la lentitud burocrática mientras ejercía como Cónsul de Chile en Río de Janeiro.
    Por último, en la relación abogado cliente hay dos notas interesantes. Primero, aparece la preocupación del cliente (Mistral) sobre sus asuntos, y la respuesta del abogado Frei. Segundo, hay que recordar que la relación abogado cliente, debiera estar siempre bajo secreto profesional, pero que aquí se levanta por el innegable interés histórico

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.