1

Campaña de prevención del VIH: ¿Perdiendo la batalla?

Foto de perfil Fernando Muñoz Figueroa

Fernando Muñoz Figueroa

Sociólogo

cargando votos....
Foto de perfil Carlos Aranda

Carlos Aranda

Seremi de Salud Región Metropolitana

cargando votos....

Carta de Fernando Muñoz Figueroa

27 julio 2015

Señor Carlos Aranda:

Quisiera comenzar esta carta expresándole mi preocupación por lo que estimo es una falta de comprensión en su plena dimensión, por parte del equipo que conforma la Seremi de Salud de la región Metropolitana, de la que usted es directo responsable, respecto de lo que debiera ser una campaña de prevención del VIH como la que hoy se está llevando a cabo.

Hoy Chile enfrenta una crisis de respuesta frente a la epidemia de VIH/SIDA, es decir, estamos perdiendo la batalla, ya que las acciones ejecutadas no logran que la epidemia retroceda. Las cifras indican que fallecen cerca de 500 personas por año y cada día quienes adquieren el VIH son más jóvenes.

La situación de la región Metropolitana es la más preocupante: la mortalidad está por encima del promedio nacional en relación de 3 por cada 100 mil habitantes, es decir, 212 personas perdieron la vida a causa del SIDA en la región Metropolitana el año 2012 (último año reportado). A ello agreguemos que la tasa de nuevos casos es también superior al promedio nacional, es decir que subió de 17,8 en 2012 a 21,3 en 2014 por cada 100 mil habitantes.

Debido a que usted es la autoridad sanitaria que debe encabezar acciones que conduzcan a la baja del número de muertes asociadas al SIDA y que debe liderar las acciones para disminuir las nuevas infecciones por año, permítame manifestar mi preocupación por notar falta de liderazgo e intención en articular una respuesta frente al VIH en la región Metropolitana. No se entienden los pasos erróneos con los que la Seremi intentó reducir el presupuesto de prevención de la región en un 71%, situación superada por instrucciones del nivel central del Ministerio que obligaron a la restitución del presupuesto original; no se entiende el intento de acallar la ruptura entre la Secretaría que usted dirige y las organizaciones de sociedad civil con trabajo en VIH/SIDA; así como tampoco se entiende que a estas alturas no tengamos una propuesta de trabajo para la región.

Le recuerdo que, de acuerdo a las disposiciones establecidas en la Ley 19.937 sobre Autoridad Sanitaria, las Secretarías Regionales Ministeriales de Salud (Seremi) tienen una serie de funciones, partiendo por “Velar por el cumplimiento de las normas, planes, programas y políticas nacionales de salud fijados por la autoridad. Asimismo, adecuar los planes y programas a la realidad de la respectiva región, dentro del marco fijado para ello por las autoridades nacionales”.

En este caso, estamos hablando de su responsabilidad en aportar a la meta de impacto del Plan Estratégico Nacional (PEN): “Mantener la tasa de mortalidad proyectada por VIH/SIDA”. La meta propuesta era una mortalidad de 1,6 por cada 100 mil habitantes en 2015 y 1,2 en 2020.

En este marco, se requiere entender que acá el problema no era solo el tema de los pequeños fondos de prevención, cifra que es muy baja para el tamaño de la región Metropolitana, de apenas 5,5 pesos por habitante. Acá el problema es que se requiere una respuesta regional que tenga a los menos los siguientes puntos:

1. Objetivos claros para la región, tanto en materia de reducción de la mortalidad como de su incidencia, es decir, bajar los nuevos casos por año.

2. Se requiere establecer estrategias concretas y específicas para la región, de acuerdo a la epidemiología regional y los datos comportamentales de las poblaciones más afectadas, como son hombres gays, trans y trabajadoras sexuales.

3. Es urgente comprometer a otros ministerios y entidades públicas en la respuesta regional, Injuv, Educación, Trabajo, Justicia, por mencionar algunos de los actores a realizar un aporte en materia de prevención.

4. Establecer espacios de participación y de articulación con la sociedad civil, lo cual implica no solo reunirnos entre nosotros, sino discutir y buscar alternativas conjuntas de acción con el intersector.

5. Incorporar innovaciones de acuerdo a los nuevos conocimientos y evidencias científicas en materia de prevención y atención a las personas que viven con VIH. Esto es un mandato de la Ley 19.779 (o ley del SIDA) y es, además, una recomendación de la OPS y el Onusida, que han replanteado las estrategias en prevención y tratamiento.

2

Carta de Carlos Aranda

29 julio 2015

El Sr. Aranda no participará en el presente debate, pues los temas asociados con el VIH son tratados en mesa de acuerdo con ONGs.

0 Comentarios

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.