1

Anulación de la Ley de Pesca: ¿El camino institucional o los atajos?

Foto de perfil Pepe Auth

Pepe Auth

Diputado

cargando votos....
Foto de perfil Guillermo Teillier

Guillermo Teillier

Diputado. Presidente, Partido Comunista

cargando votos....

Carta de Pepe Auth

27 enero 2016

Estimado Guillermo:

Me dirijo a ti con la esperanza de que me ayudes a entender el significado de la acción impulsada por dos diputados de tu bancada para anular la Ley de Pesca. Le escribo al presidente del Partido Comunista y no a quienes presentaron el proyecto de ley, porque conozco y respeto la unidad y disciplina de tu partido, sin parangón en la política chilena, razón por la cual debo inferir que no es una acción aislada, sino inserta en la estrategia política del Partido Comunista que presides.

Mi preocupación central es que la alternativa de la anulación de leyes por parte del Parlamento es un atajo al camino institucional que, entiendo, es compartido por todos quienes conformamos la Nueva Mayoría. Luchamos juntos muchos años —antes incluso de compartir coalición— por el término del binominal, hasta que conseguimos la importante mayoría parlamentaria que nuestro ordenamiento jurídico exigía. A ninguno de nosotros se le ocurrió tomar el camino más corto de la anulación de la Ley Orgánica que regía las elecciones y escrutinios, aunque esta hubiera sido redactada con el espurio propósito de excluir a amplios sectores de la sociedad de toda representación parlamentaria e impedir que se configuraran mayorías amplias para reformar leyes protegidas por quórums especiales.

Tampoco nadie ha propuesto en la Nueva Mayoría —incluyo al PC— un atajo institucional para que Chile tenga una nueva Constitución. Aunque, con el mismo fundamento de la moción de tu bancada, deberíamos simplemente anular una Constitución finalmente redactada por los abogados contralores de las Fuerzas Armadas y luego ratificada en un plebiscito esencialmente fraudulento, sin registros electorales y sin libertad de expresión. Sin embargo, estamos embarcados todos, junto a la presidenta Bachelet, en un proceso constituyente que será participativo e institucional.

Hasta ahora, en el Parlamento, todos nosotros, también el Partido Comunista, ha expresado su descontento y su voluntad de cambiar determinadas leyes a través de la presentación de proyectos concretos de cambio legal, para sustituir, corregir o perfeccionar las leyes vigentes, o bien, planteando al Gobierno el envío de un proyecto de ley cuando se trata de ámbitos de su atribución exclusiva. Hicimos la reforma tributaria más importante de las últimas décadas, establecimos un sistema electoral proporcional inclusivo, terminamos con el lucro, la selección y el copago en la educación, extendimos el derecho a voto a quienes residen en el exterior, estamos poniendo una muralla china entre el dinero y la política, en fin, juntos hemos trabajado dentro de la institucionalidad para empujar importantes cambios en Chile, y lo hemos hecho respetando incluso aquellos obstáculos que esta nos pone en el camino, como los altos quórums para cambiar algunas leyes.

Comparto contigo, por supuesto, la necesidad de repetir el debate sobre la pesca y sus regulaciones, porque cambiaron las mayorías parlamentarias y es muy posible que una nueva ley discutida hoy día sea mucho menos generosa con los grandes consorcios y podamos eliminar la pesca de arrastre, como lo intentamos sin éxito en la legislatura pasada. Discutámoslo en las bancadas de la Nueva Mayoría e impulsemos una moción de ley y, en lo que sea atribución exclusiva del Ejecutivo, hagamos presión conjunta para el envío de un proyecto que represente la mayoría que tenemos hoy en el Parlamento. Pero, por favor, explícame, porque no logro entenderlo, por qué has avalado una proposición que representa un atajo a los caminos institucionales, que definitivamente no está dentro de las atribuciones parlamentarias, que además el sentido común dice que hay que reemplazar la regulación existente, pero no se puede dejar sin ninguna regulación a un sector cuya sustentabilidad requiere cuotas, temporadas y zonas definidas de pesca.

Algunos me han dicho que entienden todo esto, pero quieren dar una señal a los perjudicados por la ley ahora que su legitimidad social se pone más en cuestión por los casos de cohecho denunciados y en procesos judiciales en curso. Tú conoces mi posición de clara condena a quienes han fallado a la confianza de la gente transgrediendo las leyes, pero no estoy dispuesto a acoger la tesis de que todos somos culpables y que se vayan todos. Hay que aislar a los responsables, sancionarlos duramente, modificar las leyes para impedir que se repitan estos hechos y establecer sanciones ejemplarizadoras, pero no podemos contribuir a la idea de que el Parlamento está viciado como institución a la hora de hacer y modificar leyes.

Grave me parece también la posición de quienes me dicen que saben que es imposible que el Parlamento anule una ley y que, por lo demás, es una iniciativa que no llegará a puerto, que sólo se trataría de hacerle un gesto a los pescadores artesanales. Yo discrepo absolutamente de ese enfoque, porque en los hechos significa mentirle a la gente, decirle que vamos a anular la ley para que las cosas cambien cuando sabemos perfectamente que el cambio sólo es posible si logramos ponernos de acuerdo en lo que queremos modificar de la ley actual y conseguimos mayoría parlamentaria para esos cambios.

Por último, Guillermo, ambos sabemos que los partidos que conforman la Nueva Mayoría somos distintos, que eso se expresa en el debate concreto de los proyectos que convierten en leyes nuestros acuerdos programáticos. Sin embargo, todos coincidimos en que llevaremos adelante nuestro programa dentro de la institucionalidad vigente, respetando la Constitución y las leyes, aun en los casos en que no concordamos con ellas. Y el camino de la anulación de leyes no está definitivamente en el programa, ni en la filosofía ni en la estrategia política de la Nueva Mayoría. Por eso no entiendo que el partido que presides haya tomado una decisión de tanta relevancia y consecuencia sin un debate previo con las demás fuerzas políticas de la coalición y con el Gobierno que sustentamos. Porque, sabes bien, compromete la identidad de toda la Nueva Mayoría y de su gobierno.

Con la esperanza de que tus comentarios a esta misiva despejen mis dudas, te saluda fraternalmente,

2

Carta de Guillermo Teillier

09 febrero 2016

El diputado Guillermo Teillier ha preferido no responder a este debate.

31 Comentarios

  1. Pepe: jamás me hubiera imaginado, en los tiempos que dábamos la pelea contra Pinochet, que alguna vez estarías defendiendo “la institucionalidad” de la dictadura. Porque en tu carta lo único que importa es si esta ley impuesta por medios ilegítimos (como reconoces de mala gana) puede ser anulada, derogada o cualquiera sea el mecanismo necesario para que deje de regir. Mercurialmente dices que sin ésta no hay dios ni ley en el mar chileno, y junto a Escalona, pones a cualquiera que quiera romper la camisa de fuerza de Guzmán como un fumador de opio. Sólo me queda citar La Marsellesa que alguna vez cantamos juntos “contra el presente vergonzante”.

  2. Tras bambalinas, se sabe que el diputado Auth está coordinando el comando de Ricardo Lagos. Por lo que se interpreta que este comentario sobre la Ley de Pesca y sus recientes dardos por la sobrerepresentación que la Presidenta le otorga al PC, solo pretenden perfilarlo como un diputado de centro, generar nuevos socios y alianzas, conseguir financiamiento con empresas y llegar al poder para que nada cambie.

  3. Sr. Jose Auth: Su argumentacion no convence a nadie. La práctica y los precedentes legales existentes la refutan. La anulación de la Ley de Pesca tampoco hara desaparecer los peces, ni las embarcaciones que los persiguen. Su argumentacion empalagosa solo hace aumentar la sospecha.

  4. Hugo Gutiérrez demostró con papeles en mano en Estado Nacional el domingo que la anulación no era inconstitucional, Y que la anulación es la única forma de evitar pagar millones de dolares a las 7 familias como indemnización. Los PPD y PS tratan de cualquier forma defender el status quo y las 7 familias. Se dicen de izquierda y en la cancha juegan como derecha, y en la interna dejan al PC como el único partido de izquierda en la NM luchando solos contra la corriente.

  5. Sr. Auth: Lamentablemente, en tiempos de la Concertación se tomo “el camino institucional” y se renunció a ejecutar los cambios que el pueblo de Chile reclamaba. Esto ha generado una situación insoportable para la inmensa mayoría de la población, que ya aburrida del actual estado de cosas exige de una vez por todas que sus representantes tomen la iniciativa e instalen los intereses nacionales como centro del trabajo legislativo. Reforma tributaria, nueva Constituación con AC, reforma laboral, de salud y educacional. En esta misma lógica se inserta la anulación de la Ley de Pesca y, si no es posible anular las leyes, ¿por qué se ha planteado la anulación de la Ley de Amnistía?

  6. Si se hiciera lo que dice usted, don Pepe, las empresas pesqueras podrían demandar al estado chileno por miles de millones por concepto de indemnización. Usted, sabiendo eso, quiere que se haga así, lo cual demuestra que solo juega para los empresarios y todo aquel que pueda financiar su campaña, ya que la única opción para no pagarles a las pesqueras es la nulidad de la ley.

  7. Sr. diputado Pepe Auth: Cabe destacar que en nuestra institucionalidad política y jurídica no existen los atajos, pero sí existe la derogación y anulación. Conceptos que sabrá diferenciar. El único atajo visible es el pago corrupto que hizo Corpesca para aprobar la nefasta Ley de Pesca. Es decir, que el atajo de Corpesca fue corromper nuestra institucionalidad política y jurídica para agilizar mediante indicaciones parlamentarias la propiedad eterna de recursos marinos para unas pocas empresas pesqueras. Me parece que su posición es una defensa corporativa a las empresas pesqueras, cuestión que sigue deslegitimando y profundizando la crisis de representatividad que existe en Chile.

  8. Pepe: La opinión publica, hoy en día, duda de cada opinión de los políticos. Por eso, ante tanta ganancia de los empresarios pesqueros en desmedro de los artesanales, uno se pregunta ¿es que no sería mejor aprovechar esta opotunidad para anular una ley tan mala para el pueblo chileno? ¿Usted se aproblema por lo constitucional, por la ley o porque le molesta Teillier?

  9. La verdad, me parece muy extraño que una ley que salió espuria, se compraron votos en el Senado y en la Cámara de Diputados, se utilizó a un senador que estaba en la Comisión de Pesca para que ejerciera lobby con los demás parlamentarios mientras recibía un sueldo de cientos de millones y quizás cuántas dádivas más, entregó dicha industria a quizás quiénes, no pueda ser anulada y sólo pueda ser discutida para cambiar algunos artículos. Es como “nosotros jugamos con las reglas del juego, si ustedes no juegan con ellas y ganan, no podemos hacer nada, solo saber que perdimos con trampa”. Eso genera esa sensación de que el Congreso no hace nada y sólo es un buzón del empresariado.

    1. Más aún, si llegase a comprobarse lo que todos pensamos, esta empresa debiera ser cerrada, se le debería quitar la personalidad jurídica, indemnizar a los afectados, y que todo el peso de la ley y la sociedad caiga sobre ella. Creo que el caso mas parecido es SQM con el royalty y debiera terminar igual, más cuando ellos simplemente compraron al redactor de la ley, mucho mas grave y, claro esta, ¡por mucha más plata!

    1. Muy lamentable que no haya una respuesta oficial de Teillier. Hay muchas respuestas muy buenas y contundentes de los militantes comunistas en los comentarios… No debería costar tanto elaborar una respuesta oficial entonces, y así exponer la liviandad de los argumentos de los políticos de la Concertación, que se oponen a la nulidad de la Ley de Pesca. Incluso, quizás, exponer la agenda oculta que tienen al oponerse a la nulidad.

  10. Sr. Auth: he leído su carta tres veces y me sigue quedando la sensación de ahogo, con respecto a la moción que presentó la bancada comunista de anulación de la Ley de Pesca, ley que fue discutida(?) con pagos bajo la mesa. Noto cierto sarcasmo de su parte a las capacidades individuales de cada partido de ejercer su derecho legislativo. Además, que podría discutir con la NM si se sabe que varios de sus parlamentarios recibieron dineros para aprobar esa ley. Quiero creer que lo que dice de buscar el atajo es algo satánico de la política, porque, de otra forma, no me cuadra que si se puede eliminar esa ley lo antes posible, usted bregue por hacerlo por el camino largo.

  11. Esta ley en ilegítima en su origen. Nació con coimas a los diputados y senadores que votaron por ella, por lo cual me parece que defender la institucionalidad trucha, falsa y corrupta le da los mismos apelativos a quienes la defienden. Algo que desde su génesis es corrupto, ni siquiera debiera dudarse de anularla. Bien por l diputado Gutiérrez que se atreve, como siempre.

  12. ¿Es institucional mantener una ley cuya base fue el cohecho? Tratan de defender lo indefendible escudándose en la institucionalidad. Se nota cuánto pesan los aportes reservados a la hora tomar posición. Es impresentable que por una parte se esté impulsando un proceso constituyente y, por otro lado, quieran mantener esta ley espuria.

  13. Me llama profundamente la atención la opinión del diputado Auth con su carta. Dice comprender las razones que justifican la posición de miles trabajadores del mar y profesionales que se opusieron y siguen oponiéndose a la Ley de Pesca vigente, pero, ¿prefiere obviarla? ¿Acaso olvidó su mandato el diputado? ¿O su responsabilidad frente al país? ¿Acaso la compleja situación actual de los recursos marinos, en su mayoría sobreexplotados y las consecuencias sociales y económicas de esto, no cuentan? Es urgente tomar medidas frente a este asunto. Eso, los comunistas, lo tienen claro, a diferencia de otros sectores de la NM y el mismo diputado, al parecer.

  14. Teillier está todo complicado, creo yo. Parece que el diputado Gutiérrez no pensó mucho en el país, pero sí en quedar bien con los pescadores, a sabiendas de que ese proyecto era una mentira, y nuevamente se le miente a la gente humilde. Parece que el presidente del PC nuevamente pasó a la clandestinidad, que es donde él mejor se mueve. Si lleva el tema al Comité Central ahí está jodido, ahí gana la ultra y todo sigue igual. Muy inteligente y asertivo el contenido de la carta. Es una lástima que Pepe Auth tenga que invertir su tiempo en estos diputados que le mienten a los que dicen defender, no tienen remedio.

    1. Qué entendemos por institucional, que los corruptos hayan aprobado una ley que regala los recursos marinos de todos los chilenos o anularla precisamente porque el ministro que la impulsó está cuestionado y, al parecer con bastante base, por la justicia. Me huele mal esta defensa tan violenta del diputado Auth. ¿A quién defiende? ¿Por qué trata de poner en entredicho algo sin un debate a fondo en los niveles correspondientes? Con razón los chilenos no creemos en algunos políticos.

    2. Srta. Moira: Denostar al diputado Teillier o al PC no va al fondo del problema. Veamos, ¿es legítimo que un grupo de empresarios se adueñe de nuestros recursos marinos coimeando a diputados y senadores? ¿Es lógico que para aprobar la ley no se haya escuchado a profesionales, pescadores artesanales y buena parte de la ciudadanía que preveía el daño que se estaba causando a los recursos de todos los chilenos? ¿No es defender una institucionalidad espuria nacida en forma ilegal bajo un régimen dictatorial? ¿Defiende el Sr. Auth dicha institucionalidad? Piense y, por favor, no deje aflorar su amistad o enemistad con ideas o partidos y vea por el bien de Chile.

  15. Me parece notable la claridad de Pepe Auth. Debiera ser candidato a presidente de este país, muy seria su carta. Lamentable que el PC no conteste.
    Nicole: es muy fácil la demagogia y el aplauso fácil; lo difícil es educar a la población, y lo que hizo el PC es eso, algo parecido a lo que hacen en Venezuela.

    1. Hola, Juan Pablo: ¿Podrías detallarnos cuáles son las similitudes entre la moción que presentó el PC en el Congreso para anular la Ley de Pesca y eso que tu defines como “algo parecido a lo que hacen en Venezuela”?, y ¿por qué sería demagogia anular o derogar una ley generada por el cohecho y hecha a la medida de un sector determinado?

  16. Sr. Auth: me deja con muchas dudas. Me pregunto, por ejemplo, si existirá algo que revista más legitimidad democrática (en términos institucionales, claro) que una moción parlamentaria o si existe una mayor muestra de respeto a las instituciones que el ejercicio parlamentario. Le recuerdo que es el propio orden jurídico el que inviste a los diputados de la facultad de presentar mociones en ejercicio de su cargo y que su contenido será sometido a la revisión de dos cámaras, al debate público, a la prensa, al análisis técnico de las comisiones ad hoc. Si existen quienes piensan como usted que hacer uso de las herramientas que el propio orden jurídico otorga es un atajo del PC, bien por el PC.

    1. Concuerdo plenamente con lo expuesto anteriormente por Nicole. El diputado Auth mezcla en su análisis peras con manzanas. La posibilidad de anular una ley no es creación propia del PC. La misma discusión se dio con la Ley de Amnistía y nadie reaccionó o dijo que era ilegitimo el camino presentado por Juan Bustos, mucho menos que realizaba una saludo a la galería. Es necesario recordar la historia para contextualizar la discusión.

Para poder comentar en este debate, debes ingresar con tu cuenta.